Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Decretos de Obama evitaría deportación de millones de inmigrantes

Barack Obama y John Kerry EFE/Spencer Platt

Washington (AP) — El presidente Barack Obama alista la presentación de una serie de decretos amparado en su poder ejecutivo que impedirían la deportación de cerca de cinco millones de inmigrantes que viven ilegalmente en el país, de acuerdo con activistas que están en contacto con la Casa Blanca.


Publicidad

La cifra calculada incluye extender protecciones contra la deportación a padres y cónyuges de ciudadanos estadounidenses y de residentes permanentes que han estado en el país durante algunos años. También es previsible que el presidente amplíe su programa creado hace dos años que protege temporalmente a los jóvenes inmigrantes de ser sujetos de una deportación.

Se desconoce el momento preciso en que se hará el anuncio, aunque se presume que se hará antes de fin de año. Josh Earnest, secretario de prensa de la Casa Blanca, señaló que Obama revisaría las recomendaciones finales al regresar la próxima semana de su viaje a Asia.

Los republicanos en el Congreso se oponen vehementemente a la promulgación de dichas medidas, y mientras los legisladores regresaban al Capitolio esta semana después de las elecciones intermedias en las que el Partido Republicano retomó el control del Senado, algunos conservadores hacían planes para incluir cláusulas en las iniciativas presupuestales para impedir la ejecución de tales decretos.

“Vamos a luchar contra el presidente encarnizadamente si continúa por este camino. Esta es la forma incorrecta de gobernar. Esto es exactamente lo que el pueblo estadounidense dijo el día de elecciones que no quería”, enfatizó el jueves el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner. “Por lo tanto, todas las opciones están sobre la mesa”.

Algunos líderes republicanos advirtieron que el resultado de tal presión podría llevar a otra paralización de actividades gubernamentales no vitales, como la vivida el año pasado por diferencias sobre la reforma de salud impulsada por Obama.

“Mi sentir es que la inmensa mayoría de nosotros queremos hacer todo lo que podamos para detener esto, pero también queremos evitar consecuencias que serían malas para el país de manera general”, dijo el senador Marco Rubio. No estaba claro, sin embargo, qué otras opciones tendrían los republicanos.

Los activistas, que hablaron bajo condición de anonimato para poder discutir el tema antes del anuncio público, dijeron que aún están en proceso los detalles finales del plan. Pero es probable que la Casa Blanca incluya a padres y cónyuges de ciudadanos estadounidenses y de residentes permanentes, estipulando que hayan estado residiendo en Estados Unidos durante algún tiempo, posiblemente apenas cinco años. Ese grupo totaliza cerca de 3,8 millones de personas, según el Instituto de Política de Migración.

Aunque Obama no tiene autoridad para otorgar ciudadanía o tarjetas de residencia permanente sin la participación del Congreso, puede ofrecer protección temporal contra deportación junto con permisos de trabajo, como lo ha hecho en el pasado.

También se esperan ajustes en el programa de suspensión de deportaciones que permite que inmigrantes de menos de 31 años que llegaron al país antes de junio de 2007 soliciten esa medida y un permiso de trabajo. Más de 600.000 inmigrantes jóvenes han sido protegidos contra la deportación hasta ahora bajo dicho programa.

Eliminar el límite de edad para que los solicitantes no deban tener menos de 31 años —una opción bajo consideración— haría que otras 200.000 personas cubran los requisitos.

También podría haber ajustes a programas de visas de negocios para acelerar su expedición o para que haya más disponibles para trabajadores del sector de tecnología u otros.