Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La sonda Philae taladra cometa y gira hacia la luz

Imagen que combina diferentes imágenes tomadas por el sistema de cámaras CIVA, lanzada por la Agencia Estatal Europea el 13 de noviembre de 2014 y que muestra al módulo de Rosetta, Philae, sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, cuyo aterrizaje confirman por estas imágenes. (Foto AP/Esa/Rosetta/Philae)

Berlín (AP) — La nave espacial que se posó sobre un cometa realizó dos maniobras complicadas el viernes al taladrar la superficie rocosa y girar para recibir luz solar que le permita generar energía.


Publicidad

Ambas operaciones entrañaban riesgos considerables porque podrían haber causado que la sonda se volcara o se precipitara al vacío del espacio. Pero si no lo hubiera hecho, la nave Philae, que logró un hito histórico al posarse el miércoles en un cometa, se arriesgaba a no hacer un importante experimento científico y a quedarse sin batería.

Científicos de la Agencia Espacial Europea indicaron que las maniobras aparentemente funcionaron.

“Mi rotación (de 35 grados) fue exitosa. Desde este ángulo parece que ves un cometa diferente”, indica un mensaje publicado en la cuenta oficial de Twitter de la sonda.

Antes, los científicos publicaron el mensaje: “Primera perforación al cometa está hecha”.

Desde que se posó sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, a una distancia de 500 millones de kilómetros (311 millones de millas) de la Tierra, la sonda ha llevado a cabo una serie de pruebas y ha enviado un cúmulo de información, fotografías incluidas, hacia la Tierra.

Pero a las baterías primarias sólo les quedan dos o tres días de días de duración, por lo que la sonda tendrá que utilizar sus paneles fotovoltaicos para generar electricidad cuando la carga se agote.

Lea también: Philae, primera nave espacial que se posa sobre un cometa, con problemas de energía

Los científicos se preocuparon al enterarse el jueves de que la nave había rebotado dos veces antes de posarse sobre la superficie del cuerpo celeste y las imágenes muestran que quedó cerca de un acantilado que impide que la luz del sol llegue a dos de los tres paneles solares.

“Quizá la batería se termine antes de que volvamos a hacer contacto”, dijo Stephan Ulamec, director de operaciones de la nave el viernes por la mañana.

Ya que el tiempo se agotaba, los científicos tomaron el riesgo de mover la sonda y llevar a cabo uno de los experimentos más importantes de la misión.

El material que se encuentra bajo la superficie del cometa ha permanecido casi inalterado en 4,500 millones de años, lo que hace a las pruebas de minerales una cápsula de tiempo que los científicos están ansiosos por estudiar.

Los controladores de la misión informaron que Philae pudo perforar a una profundidad de 25 centímetros (10 pulgadas) del cometa para comenzar la recolección de muestras, pero se desconoce si tiene suficiente electricidad para enviar información sobre ellas.

También se desconocía si la rotación logró que los paneles solares quedaran fuera del espacio de sombra. Los científicos creen que el sábado sabrán si tuvieron éxito.

En tanto, la nave orbital Rosetta utilizará sus 11 instrumentos para analizar el cometa durante los próximos meses. Los científicos esperan que el proyecto, con un costo de 1.600 millones de dólares, les permita conocer mejor los cometas y otros cuerpos celestes y posiblemente responder a preguntas sobre el origen de la vida en la Tierra.

La comunicación con Philae es lenta, ya que la señal tarda más de 28 minutos en viajar entre la Tierra y la nave nodriza Rosetta, que sobrevuela el cometa.

Aunque la sonda consuma toda su energía, permanecerá en hibernación en el cometa durante los próximos meses. El cometa sigue una órbita elíptica de 6,5 años en torno del sol, y en este momento se está aproximando. En teoría, podría despertar si pasa frente al sol de manera tal que los paneles reciban más luz, dijo Ulamec.

En esta imagen tomada por la nave Rosetta y cedida por la Agencia Espacial Europea (ESA) se observa una parte del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko. La imagen se tomó a una distancia de 9,7 kilómetros del centro del cometa el 28 de octubre de 2014. El 12 de noviembre la sonda Philae aterrizó en el cometa. (AP Foto/ESA)

En esta imagen tomada por la nave Rosetta y cedida por la Agencia Espacial Europea (ESA) se observa una parte del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko. La imagen se tomó a una distancia de 9,7 kilómetros del centro del cometa el 28 de octubre de 2014. El 12 de noviembre la sonda Philae aterrizó en el cometa. (AP Foto/ESA)

___

El periodista de AP David Rising contribuyó a este despacho.