Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Papa, ovacionado en Estrasburgo, pide a Europa aceptar a los migrantes y crear empleo

Papa Francisco habla ante el Parlamento Europeo, martes 25 de noviembre de 2014, en Estrasburgo, Francia. (AP Foto/Patrick Hertzog, Pool)

ESTRASBURGO, Francia (AP) — El papa Francisco pidió a Europa el martes que elabore una política inmigratoria unificada y justa, afirmando que los miles de refugiados que llegan a sus costas necesitan aceptación y ayuda, no políticas egoístas que generan conflicto social y ponen vidas en peligro.


Publicidad

Francisco habló ante el Parlamento Europeo durante una visita breve en la que presentó su visión para Europa, un cuarto de siglo después de que san Juan Pablo II habló desde Estrasburgo a un continente aun dividido por la Cortina de Hierro.

El Papa, que recibió un aplauso amable antes de su discurso y una ovación al finalizar, dijo que quería transmitir un mensaje de esperanza a europeos desconfiados de sus instituciones, agobiados por la crisis económica y espiritualmente a la deriva en una cultura que en su opinión ha dejado de valorar la dignidad del ser humano.

“Una Europa que ya no está abierta a la dimensión trascendente de la vida es una Europa en peligro de perder lentamente su alma”, dijo.

Exhortó a los legisladores a promover políticas de creación de empleos y aceptación de los inmigrantes, y dijo que “no podemos permitir que el Mediterráneo se convierta en un vasto cementerio”.

El jesuita argentino ha hablado con frecuencia sobre los inmigrantes que buscan una vida mejor en Europa. A mediados de 2013 fue a la pequeña isla italiana de Lampedusa a solidarizarse con los miles de migrantes que llegan allí y a rendir homenaje a los que han muerto en el intento.

Francisco advirtió que la falta de una política migratoria coherente “contribuye al trabajo esclavo y las tensiones sociales persistentes”. Dijo que Europa solo podrá afrontar los conflictos derivados de la inmigración mediante “leyes adecuadas para proteger los derechos de los ciudadanos europeos y que garanticen la aceptación de los inmigrantes”. Exhortó también a aprobar políticas “justas, valientes y realistas” para con los países de origen, para ayudarles a resolver los conflictos que alimentan la migración “en lugar de aprobar políticas motivadas por el egoísmo, que incrementan y alimentan esos conflictos”.

Después de hablar en el Parlamento, el pontífice acudió al Consejo de Europa en medio de fuertes medidas de seguridad, con una zona acordonada y botes policiales patrullando el río entre las dos instituciones.

El aplauso más sostenido se produjo cuando habló sobre la “violencia bárbara” contra los cristianos en buena parte del mundo en medio del “silencio vergonzoso y cómplice de muchos”. También lo aplaudieron cuando habló sobre la dignidad del trabajo y lo “intolerable” que es que tanta gente muera de hambre al tiempo que se derrochan toneladas de alimentos.

Bergoglio tuvo además palabras para los desempleados y dijo que “es hora de favorecer las políticas de empleo, pero es necesario sobre todo volver a dar dignidad al trabajo, garantizando también las condiciones necesarias para su desarrollo”. Apeló a continuación a “buscar nuevos modos para conjugar la flexibilidad del mercado con la necesaria estabilidad y seguridad de las perspectivas laborales”.

“Creo que vuestro aplauso indica que el papa Francisco ha conmovido a muchos de nosotros, tal vez a todos”, dijo a la asamblea el presidente del Parlamento, Martin Schultz. Volviéndose hacia Francisco, agregó: “Usted es una persona que nos da orientación cuando hemos perdido la brújula”.

El papa Francisco regresó esta tarde al Vaticano después de haber visitado el Parlamento Europeo (PE) y el Consejo de Europa en la ciudad francesa de Estrasburgo.

El avión que trasladó al pontífice desde Francia aterrizó en el aeropuerto romano de Ciampino en torno a las 16:05 hora local (15:05 GMT).

El de este martes ha sido un viaje insólito, pues ha durado solo cuatro horas, con lo que ha sido el periplo más corto de los internacionales que nunca ha hecho un papa.