Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En Irak 50.000 personas cobran sueldos del Ejército sin ser militares

Hombres chiíes, obligados por la avanzada del Estado Islámico a dejar su localidad natal de Tel Afar, participan en un desfile al terminar su entrenamiento militar el jueves 2 de octubre de 2014, en Karbala (Irak). De acuerdo con la prensa local cerca de 500 voluntarios chiíes de Tel Afar han recibido entrenamiento militar para cooperar con las fuerzas iraquíes en la lucha contra el Estado Islámico, que aún controlan Mosul, Tikrit, Faluya y Tel Afar. El Gobierno local y las fuerzas kurdas junto con milicias chiíes y apoyadas por los ataques aéreos de la coalición internacional que lucha contra Estado Islámico ha retomado docenas de pueblos cerca a Tikrit, según reportes oficiales. EFE/Alaa Al-

Bagdad, 30 nov (EFE).- El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, reveló hoy que 50.000 personas han estado cobrando sueldos del Ejército sin haber ejercido ninguna actividad en sus filas, lo que representaría un nuevo caso de corrupción.


Publicidad

“Después de una investigación rápida hemos descubierto 50.000 soldados fantasmas que reciben sus salarios del presupuesto del Estado sin que ejerzan ninguna función”, dijo Al Abadi en una alocución ante el Parlamento, difundida por la televisión estatal Al Iraqiya.

El primer ministro añadió que formará comisiones de inspección en las fuerzas iraquíes para tratar este asunto.

Por otra parte, señaló que el Ministerio de Defensa ofrecerá mañana los salarios a 21.000 combatientes voluntarios, en su mayoría chiíes, que apoyan al Ejército en su lucha contra el grupo extremista Estado Islámico (EI).

El pasado 12 de noviembre, Al Abadi ordenó la destitución de 26 comandantes militares y el pase a retiro de otros diez, además de nombrar a 19 nuevos jefes castrenses en medio de acusaciones al Ejército por casos de corrupción y mala gestión, y por el fracaso en el establecimiento de la estabilidad y seguridad en el país.

El EI lanzó una ofensiva relámpago en junio pasado y se hizo con el dominio de amplias zonas del norte y centro de Irak, al tiempo que proclamó un califato en ese país y en la vecina Siria. EFE