Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los yihadistas pierden terreno en norte de Irak pero avanzan hacia refinería

Combatientes yihadistas. Foto Cortesía: Estado Islámico.

Mosul/Bagdad, 21 dic (EFE).- Los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) perdieron hoy terreno en el norte de Irak, donde las tropas kurdas entraron en la localidad de Sinyar, mientras lograron imponer un nuevo asedio a la refinería de crudo de Biyi, la principal del país.


Publicidad

Tras tres días de duros combates, las fuerzas kurdas o “peshmergas” penetraron en Sinyar, situada a 120 kilómetros al oeste de Mosul y ocupada por los combatientes del EI desde el pasado verano.

Además de cercar la localidad, los kurdos entraron en dos barrios ubicados en el sureste, el de Al Shohadá y el de Peshmerga, indicó a Efe el dirigente del Partido Democrático del Kurdistán iraquí, Mohiedín al Mazuri.

Según el responsable, esa acción fue posible gracias a la ofensiva que los “peshmergas” comenzaron el pasado miércoles contra Sinyar por tierra, con tanques y artillería pesada, y en la que participaron unos 8.000 combatientes kurdos.

También contribuyeron en el ataque los aviones de combate de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que ofrecieron a los kurdos cobertura aérea bombardeando posiciones del EI.

Sin embargo, los kurdos no han podido avanzar más por las minas y artefactos explosivos colocados por los extremistas en los alrededores de Sinyar y en las instituciones gubernamentales.

Hace dos días, los “peshmergas” rompieron el asedio impuesto por los yihadistas al monte Sinyar, cercano a la localidad, en el marco de una ofensiva que comenzaron en la provincia de Dahuk, una de las tres que conforman la región autónoma del Kurdistán iraquí.

De ahí se dividieron en dos columnas, avanzando desde la frontera con Siria y desde la cercana provincia de Zemar, en la provincia septentrional de Nínive.

Al Mazuri indicó que al menos 135 radicales fallecieron y 40 resultaron heridos, mientras que en las filas kurdas se registraron siete muertos y 16 heridos desde el inicio de la operación.

Asimismo, las fuerzas iraquíes recuperaron hoy el aeropuerto militar de la ciudad de Telafar, a 80 kilómetros al oeste de Mosul, la segunda ciudad del país y también en manos de los yihadistas.

Frente a su retroceso en el norte de Irak, el grupo yihadista volvió a asediar hoy la refinería de Biyi, en la provincia de Saladino (al norte de Bagdad), tras fuertes choques con el Ejército iraquí, que la había recuperado el pasado 19 de noviembre.

Una fuente policial explicó que el EI lanzó una ofensiva anoche contra varios sectores de la carretera principal que atraviesa el centro de Biyi, hasta hacerse con el control de un total de cinco kilómetros.

De esta manera, los radicales cercaron a las fuerzas iraquíes que controlaban los alrededores de la refinería.

Tras recuperar el control de estas zonas, los yihadistas colocaron explosivos en la carretera, en el centro de la ciudad y en varios edificios y han reforzado varios puntos.

Además, según la misma fuente, elementos del EI lanzaron dos obuses de mortero contra la refinería, lo que causó daños materiales en algunos de sus edificios.

Desde que el Ejército regular recuperó Biyi, se han registrado choques esporádicos entre las fuerzas iraquíes y el EI, que intentaba hacerse con el control de la carretera principal por la que se trasladan los refuerzos militares y los suministros.

Una fuente militar indicó a Efe que los responsables iraquíes han empezado a enviar refuerzos a la base Spiker, a diez kilómetros al norte de Tikrit, para preparar una ofensiva que podría comenzar a mediados de semana.

El objetivo de esta ofensiva, según la fuente, es seguir la lucha contra el EI para recuperar Biyi y sus alrededores.

El pasado 19 de noviembre, el Ejército iraquí anunció que había matado a más de 900 yihadistas en 31 días durante la ofensiva con la que logró levantar el bloqueo del EI contra la refinería de Biyi.

En ella se producen 250.000 barriles de crudo diarios, aunque sus actividades se suspendieron el pasado 10 de junio tras el avance de los yihadistas en la región.

El EI lanzó una ofensiva relámpago en junio pasado y se hizo con el dominio de amplias zonas del norte y centro de Irak, al tiempo que proclamó un califato en ese país y en la vecina Siria, donde también controla un vasto territorio. EFE