Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Millones de personas marchan en el mundo en defensa de la libertad de expresión

Periodistas franceses en la parisina Plaza de la Nción, el 11 de enero de 2014, en la marcha por la libertad de expresión, suscitada tras el asesinato de la plana mayor del semanario satírico Charlie Hebdo, ocurrido el miércoles 7 de enero, en París. EFE/EPA/ETIENNE LAURENT
Decenas de miles de personas se reúnen en la Plaza de la República en París, en honor de las 17 víctimas de tres días de atentados en Francia, el domingo 11 de enero de 2015. (Foto AP/Peter Dejong)

Decenas de miles de personas se reúnen en la Plaza de la República en París, en honor de las 17 víctimas de tres días de atentados en Francia, el domingo 11 de enero de 2015. (Foto AP/Peter Dejong)

 

Cientos de miles de personas, encabezadas por cuarenta líderes mundiales, marchan en París, desde la Plaza de la República, en contra de los atentados contra la libertad de expresión, luego del ataque contra el diario Charlie Hebdo. EFE/EPA/FREDRIK VON ERICHSEN

Cientos de miles de personas, encabezadas por cuarenta líderes mundiales, marchan en París, desde la Plaza de la República, en contra de los atentados contra la libertad de expresión, luego del ataque contra el diario Charlie Hebdo. EFE/EPA/FREDRIK VON ERICHSEN

París, 11 ene.- Una marea de cientos de miles de personas, entre ellas líderes de todo el mundo, tomaron las calles del centro de París en el inicio de la manifestación convocada en defensa de la libertad de expresión y contra el terrorismo.

Horas después, el número de participantes asciende a entre 1,3 y 1,5 millones de personas, anunció el coordinador de la marcha por el gobernante Partido Socialista, François Lamy.

Encabezan la manifestación los familiares de las víctimas de los atentados terroristas de esta semana contra el semanario satírico “Charlie Hebdo” y del supermercado judío, en los que murieron 16 personas junto a una policía municipal asesinada también el jueves. Junto a ellos caminan miembros del equipo de la revista “Charlie Hebdo” que sobrevivieron a la masacre perpetrada el miércoles por los hermanos Kouachi en la sede del semanario.

Detrás, con los brazos entrelazados, desfilan los líderes mundiales, encabezados por el presidente francés, François Hollande, junto a otros como la canciller alemana, Angela Merkel; el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, o los primeros ministros británico, David Cameron, e italiano, Matteo Renzi.

Separados por apenas cinco metros se encuentran el jefe del Gobierno israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abás.

“Hoy, París es la capital del mundo”, dijo el presidente francés Francois Hollande, “Todo nuestro país se elevará hacia algo mejor”.

Tras la partida de los líderes internacionales hacia el Palacio del Elíseo, Hollande, un presidente poco popular que sin embargo fue aplaudido a lo largo del recorrido, se dio un emotivo abrazo con el médico y colaborador del semanario “Charlie Hebdo” Patrick Pelloux, que atendió en persona a algunos de sus compañeros y amigos tras la masacre del miércoles.

También participaron en la manifestación los principales líderes de las comunidades musulmana y judía de Francia, que suman cinco millones de personas y medio millón, respectivamente.

El lema “Je suis Charlie” (“Yo soy Charlie“) domina las pancartas y carteles exhibidos por los manifestantes que se encuentran en el recorrido entre la plaza de la República y la plaza de la Nación, en el este de la capital.

Un enorme dispositivo de seguridad vela por la protección de los congregados y del medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno que se han reunido en París para rechazar la intolerancia de los terroristas y defender los “valores republicanos”.

El Presidente de francia Francois Hollande encabeza la marcha por la libertad de expresión, en París, el 11 de enero, acompañado del Presidente de la Comisión Europea  Jean-Claude Juncker, el Primer Ministro de Israel Benjamin Netanyahu, el Presidente de Mali Ibrahim Boubacar Keita, la Canciller de Alemania Angela Merkel, el Presidente de Palestina Mahmoud Abbas y el Primer Ministro de Italia Matteo Renzi. EFE/EPA/PHILIPPE WOJAZER/

El Presidente de francia Francois Hollande encabeza la marcha por la libertad de expresión, en París, el 11 de enero, acompañado del Presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, el Primer Ministro de Israel Benjamin Netanyahu, el Presidente de Mali Ibrahim Boubacar Keita, la Canciller de Alemania Angela Merkel, el Presidente de Palestina Mahmoud Abbas y el Primer Ministro de Italia Matteo Renzi. EFE/EPA/PHILIPPE WOJAZER/

Otro millón, en otras ciudades de Francia

Entre tanto, al menos otro millón de personas participan manifestaciones en distintas ciudades de provincia francesas en favor de la libertad de expresión, según cálculos del diario “Le Figaro”.

Una de las ciudades en las que el respaldo popular fue más numeroso fue Lyon, en el este del país, donde entre 150.000 y 200.000 ciudadanos, según cifras no oficiales, se echaron a la calle en una protesta que cubrió cerca de siete kilómetros.

En Rennes, en el noroeste, cerca de 115.000 se unieron al rechazo de los ataques perpetrados esta semana en el país, en los que se produjeron 17 víctimas mortales, 12 de ellas en un asalto el miércoles a la revista satírica “Charlie Hebdo”, .

Otras cerca de 100.000 personas, según los cálculos provisionales, tomaron las principales avenidas de Burdeos, en el sur, y otras 60.000 en Marsella o más de 10.000 en Dammartin-en-Goele (norte), localidad donde fueron abatidos los hermanos Sarif y Chérif Kouachi, autores del ataque al semanario.

Cientos de miles, en el resto del mundo

También se realizan marchas en Londres, Madrid y Nueva York —todas víctimas de ataques por extremistas vinculados con al-Qaida_, así como en El Cairo, Sydney, Estocolmo, Tokio y otras ciudades.

Centenares de personas se congregaron hoy en la plaza de Trafalgar en Londres, cubierta con los colores de la bandera francesa, en solidaridad con las víctimas de los atentados de los últimos días en París. Los manifestantes llevan pancartas con el lema “Je suis Charlie” y algunos depositaron flores y bolígrafos en memoria de las víctimas de los ataques.

También hubo marchas en otras ciudades británicas, como Leeds, Liverpool y Cardiff.

Unos 18.000 manifestantes, según cifras policiales, se concentraron ante la embajada de Francia en Alemania, junto a la Puerta de Brandeburgo.  Unas 20.000 personas, según la policía, marcharon por el centro de Bruselas tras una pancarta con el lema “Juntos contra el odio” escrito en francés y flamenco. Otras 12.000 se concentraron en Viena, convocadas por el Gobierno y las comunidades religiosas de Austria,según datos de la televisión pública ORF.

Durante el acto, el coro de la Ópera Estatal de Viena interpretó arias de Idomeneo, Macbeth y el coro de los esclavos “Va Pensiero” de Nabucco.

Intercalados con las óperas, se leyeron pasajes literarios de inspiración pacifista y europeísta de autores como Bertol Brecht Peter Handke o Ernst Jandl.

Un joven lleva lápices y bolígrafos en su cabeza durante la protesta en Bruselas, Bélgica, el 11 de enero de 2014, en favor de la libertad de expresión. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Un joven lleva lápices y bolígrafos en su cabeza durante la protesta en Bruselas, Bélgica, el 11 de enero de 2014, en favor de la libertad de expresión. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Un manifestante enarbola un lápiz en Bruselas, Bélgica, el 11 de enero de 2015, durante la marcha contra el ataque islamista a la revista francesas Charlie Hebdo. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Un manifestante enarbola un lápiz en Bruselas, Bélgica, el 11 de enero de 2015, durante la marcha contra el ataque islamista a la revista francesas Charlie Hebdo. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Tres días de terror

Los tres días de terror comenzaron el miércoles cuando un par de hombres enmascarados irrumpieron en la redacción del semanario, matando a 12 personas. La filial de al-Qaida en Yemen dijo que había dirigido el ataque para vengar el honor del profeta Mahoma, objetivo habitual de la publicación satírica. El jueves, otro pistolero mató a una policía en las afueras del país y el viernes, coincidieron las acciones de todos los atacantes.

Con los hermanos que asaltaron Charlie Hebdo atrincherados en una imprenta cerca del aeropuerto Charles de Gaulle, el tercer pistolero inició una crisis de rehenes en el interior de un supermercado kosher. Todo terminó al anochecer del viernes con incursiones casi simultáneas en los dos puntos que terminaron con la muerte de los tres atacantes. Cuatro personas que estaban retenidas en la tienda fallecieron.

“Espero que cuando termine el día de hoy todo el mundo esté unido. Todo el mundo, musulmanes, judíos, cristianos, budistas”, dijo Zakaria Mumni, quien estaba en la plaza de la Republica a primera hora del domingo. “En primer lugar somos seres humanos y nadie merece ser asesinado así. Nadie”.

Este fue el ataque terrorista con más víctimas en Francia en décadas y el país sigue en alerta máxima mientras los investigadores determinan si los atacantes formaban parte de una red extremista más grande. Más de 2.000 policías protegerán la manifestación del domingo, además de las decenas de miles que ya custodian sinagogas, mezquitas, escuelas y otros lugares en toda Francia.

“Esto no es el final para nosotros, no es el final”, dijo Christophe Crepin, portavoz del sindicato policial UNSA. “Creo que hemos pasado una página, un poco como antes y después del 11-S”.

En una conferencia internacional en India, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, dijo que el mundo se puso de parte del pueblo francés.

“Y estamos juntos no solo en la ira y en la indignación, sino en la solidaridad y el compromiso con la causa de enfrentar el extremismo y en la causa que tanto temen los extremistas y que siempre ha unido a nuestros países: la libertad”, dijo Kerry.

___

Los periodistas de The Associated Press Oleg Cetinic y Elaine Ganley desde París y Aaron Heller, desde Jerusalén, contribuyeron a este despacho.