Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

ONU: ni Serbia ni Croacia cometieron genocidio

El juez presidente de la Corte Penal Internacional, el eslovaco Peter Tomka (cuarto por la derecha), abre la sesión del alto tribunal de la ONU en La Haya, Holanda, el 3 de febrero de 2015. (Foto AP/Peter Dejong)

LA HAYA, Holanda (AP) — Ni Serbia ni Croacia cometieron genocidio durante las sangrientas guerras provocadas por la ruptura de la ex Yugoslavia en la década de 1990, dijo el alto tribunal de Naciones Unidas.


Publicidad

El fallo de la Corte Penal Internacional (CPI) podría ayudar a aliviar las persistentes hostilidades entre los dos países vecinos.

La CPI dijo el martes que las fuerzas serbias cometieron crímenes generalizados en Croacia en los primeros años de la guerra, pero no al nivel de ser considerados genocidio.

El panel de 17 jueces también descartó una denuncia Serbia apuntando que Croacia tampoco cometió genocidio durante su campaña militar de 1995 para recuperar territorio en manos de rebeldes serbios.

La decisión del martes no fue inesperada, ya que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, una corte independiente con sede también en La Haya, nunca ha acusado a ningún serbio o croata por genocidio en territorio rival.

Croacia llevó el caso ante el tribunal internacional en 1999, pidiendo a los magistrados que impusiesen a Belgrado el pago de una compensación. Serbia presentó una contrademanda más tarde por el supuesto genocidio cometido por fuerzas croatas durante su campaña militar de 1995, conocida como “Operación Tormenta”.

Según la denuncia presentada por Croacia, de la agresión de la exrepública de Yugoslavia a su territorio resultaron en total 20.000 muertos, 55.000 heridos y más de 3.000 personas desaparecidas, y sólo en la ciudad de Vukovar, hubo 1.700 muertos y más de 4.000 heridos.

Sin embargo, Tomka afirmó en la sentencia que “Serbia no puede ser acusada de genocidio en (la ciudad de) Vukovar ya que no existía como Estado en ese periodo”.

La CIJ no niega que no se pudieran dar casos de “limpieza étnica” o que se cometieran matanzas, y asume que “hubo masacres y que la situación fue terrible”.

La Corte señaló que no puede acusar de “genocidio” a ninguna de las dos partes ya que no ha encontrado según los argumentos y pruebas presentadas por Croacia y Serbia, evidencias suficientes para demostrar un “intento de genocidio” claro.

Según fuentes jurídicas, para poder acusar de “genocidio” es necesario encontrar “evidencias que prueben el intento claro de genocidio” y la CIJ no las ha encontrado.

El presidente del Tribunal recalcó que para formalizar una acusación por genocidio “es necesaria la intención deliberada de matar a miembros de un grupo, ya sea física o psicológicamente”, y añadió que “la corte no reconoce pruebas suficientes para demostrar estas evidencias”.

Al rechazar ambos casos, el presidente del tribunal, Peter Tomka, destacó que se habían cometido muchos crímenes durante los enfrentamientos entre ambas naciones e instó a Belgrado y Zagreb a trabajar juntos para una reconciliación duradera.

“La corte anima a las partes a continuar su cooperación con la vista puesta en ofrecer una reparación adecuada a las víctimas de esas violaciones, consolidando así la paz y la estabilidad en la región”, dijo Tomka ante una abarrotada sala en la sede de la CPI, el Palacio de Paz de La Haya.

Las decisiones tomadas por la Corte Penal Internacional son definitivas y legalmente vinculantes.