Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Netanyahu admite “desencuentros” con EE.UU.

Jerusalén, 11 feb (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, admitió hoy tener un “profundo desencuentro” con el Gobierno de Estados Unidos ante un posible acuerdo sobre el programa nuclear iraní, al tiempo que reafirmó su intención de visitar el Congreso norteamericano para abordar la cuestión.


Publicidad

“La supervivencia de Israel no es una cuestión partidista, ni de Israel ni de los EEUU. Esto no quiere decir que de vez en cuando los gobiernos israelíes no tengan serios desacuerdos con los estadounidenses sobre el mejor modo de lograr la seguridad para Israel”, manifestó Netanyahu en un comunicado de prensa difundido por su Oficina.

En el comunicado, en el que envió sus condolencias tras la confirmación de la muerte de la cooperante estadounidense Kayla Mueller, en poder del grupo Estado Islámico (EI), aseguró que a lo largo de la historia ambos países han mostrado sus divergencias ante diversos asuntos sin que esto “llevara a una ruptura de las relaciones”.

“De hecho, por el contrario, nuestra relación se hizo más fuerte. Pero hoy sí tenemos un profundo desencuentro con el Gobierno de EEUU y el resto del Grupo 5+1 (que además integran Rusia, Francia, Gran Bretaña, China y Alemania) sobre la oferta que se le ha planteado a Irán”, subrayó.

A juicio de Netanyahu, la posibilidad de que Irán firme un acuerdo con la comunidad internacional pone en peligro la seguridad del país ya que la potencia persa “está abiertamente comprometida con la destrucción de Israel”.

“No se trata de una desavenencia personal entre el presidente (estadounidense, Barack) Obama y yo. Aprecio profundamente todo lo que ha hecho por Israel en muchos aspectos. Igualmente, sé que el presidente valora mi responsabilidad, ante todo, de proteger y defender la seguridad de Israel”, señaló el primer ministro.

Desde enero las relaciones diplomáticas entre Israel y EEUU se han visto comprometidas por el discurso que, por invitación de los líderes republicanos, Netanyahu pronunciará el próximo 3 de marzo ante el Congreso sin que Obama, hubiera sido puesto al tanto de la visita con antelación.

La Administración Obama lo consideró impropio por “violar el protocolo” diplomático, así como problemático por celebrarse tan sólo dos semanas antes de los comicios en Israel, previstos para el 17 de marzo, y numerosos líderes demócratas han mostrado su oposición a dicha intervención.

“Voy a EEUU no porque busque una confrontación con el presidente, sino porque debo cumplir con mi obligación de hablar sobre un asunto que afecta, y mucho, a la supervivencia de mi país”, reiteró Netanyahu.

“Tengo la intención de hablar de esta materia antes del 24 de marzo -fecha límite para lograr un acuerdo provisional el G5+1 e Irán- y tengo la intención de hacerlo en el Congreso norteamericano porque puede desempeñar un papel importante” en tal sentido, subrayó. EFE