Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Estadounidenses ya deben pedir visa para ingresar a Venezuela

Embajada de EE.UU. en Caracas.

CARACAS, Venezuela (AP) — El gobierno venezolano puso en vigencia una resolución en la que Estados Unidos fue excluido del listado de países beneficiados de la supresión de visas para turistas, en medio del aumento de las tensiones entre Caracas y Washington.


Publicidad

La medida fue divulgada ayer en la Gaceta Oficial en tanto que el presidente Nicolás Maduro rechazó que se trate de una postura antiestadounidense.

La canciller venezolana Delcy Rodríguez defendió la víspera la medida y aseguró que era una acción de “reciprocidad” respaldada por el “derecho internacional”.

La exigencia de visa de turista para los estadounidense fue anunciada el 28 de febrero por el mandatario como parte de una serie de acciones que incluyeron la reducción del personal de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, y el requerimiento de que toda reunión que vayan a hacer en Venezuela los funcionarios estadounidenses “debe ser notificada y autorizada previamente”.

Rodríguez indicó el lunes que las autoridades estadounidenses deberán presentar en dos semanas el “plan en cuanto a la clasificación de rango de funcionario que deberán permanecer en nuestro país acreditados”, que según explicó deberán limitarse a “17 funcionarios”.

Anoche, Maduro negó que la medida adoptada por su gobierno sea expresión de una postura antiestadounidense.

“Ahora como nosotros hemos asumido una postura firme antiimperialista… hay toda una campaña para hacer creer que somos antiestadounidenses. No soy ni somos antiestadounidenses, somos antiimperialistas, anticolonialistas, antiesclavistas, anti-racistas”, dijo el mandatario venezolano durante su programa semanal de radio y televisión “En contacto con Maduro.

“Creo que los antiestadounidenses son los que dirigen el imperio y mandan a los jóvenes de los barrios pobres a la guerra a morir y a matar… los únicos antiestadounidenses son los que están en Washington, los lobbies que roban al pueblo de los Estados Unidos y luego los masacran”, indicó.

“Ahora no vamos aceptar un chantaje para ellos (las autoridades estadounidenses) imponer aquí prácticas de intervencionismo que he rechazado y sigo rechazando. Seguiré buscando las vías políticas y diplomáticas” para mantener una buena relación con Estados Unidos, agregó.

Maduro además presentó supuestas pruebas audiovisuales, algunas de ellas grabadas vía Skype, que comprobarían la supuesta conspiración para derrocarlo.

“Como esto tenemos pruebas a granel (en abundancia)”, dijo el gobernante al presentar un supuesto audio de Carlos Osuna Saraco, supuesto ex funcionario venezolano hoy contrario al proyecto político chavista. Según el mandatario, Osuna leyó vía Skype un escrito desde Nueva York en el que desconocía las instituciones venezolanas.

Maduro, luego de afirmar que funcionarios de la embajada estadounidense en Venezuela por separado habrían entregado a opositores en el país una copia del supuesto documento leído por Osuna, manifestó que pedirá a Estados Unidos su extradición.

“Espero que en cumplimiento de los acuerdos de extradición usted (Obama) nos entregue muy pronto a este… golpista (Osuna Saraco) y a todos sus cómplices”, aseveró.

El gobierno también puso en vigencia la prohibición del ingreso al país del expresidente George W. Bush, el ex vicepresidente Dick Cheney, el exdirector de la CIA George Tenet y los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart, Bob Menéndez y Marco Rubio.

En las últimas semanas han surgido nuevas fricciones entre Washington y Caracas tras las acusaciones de Maduro de que desde Estados Unidos se estaría conspirando contra el gobierno venezolano, señalamientos que han sido rechazados reiteradamente por voceros del Departamento de Estado.

A inicios de febrero el Departamento de Estado suspendió las visas a 32 funcionarios venezolanos, entre ellos siete acusados de violar derechos humanos durante las protestas callejeras que dejaron 43 muertos el año pasado en el país sudamericano y otros nueve señalados de incurrir en actos de corrupción.

Washington anunció la medida poco después de que Maduro acusó al vicepresidente Joe Biden de conspirar para derrocarlo.

Los 32 sancionados se suman a los 24 funcionarios venezolanos a los que Estados Unidos suspendió la visa en julio de 2014.