Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Suecia acusa a Rusia de espionaje

Wilhelm Unge, principal analista del servicio de seguridad sueco SAPO, habla en conferencia de prensa al dar a aconocer su informe anual en Estocolmo el 18 de marzo de 2015. El organismo acusó a Rusia de dedicar hasta una tercera parte de su personal diplomático en ese país a actividades de espionaje. (Foto AP/Henrik Montgomery, TT)

SOLNA, Suecia (AP) — El servicio de seguridad sueco SAPO acusó a Rusia el miércoles de dedicar hasta una tercera parte de su personal diplomático a actividades de espionaje en ese país escandinavo.


Publicidad

En una inusual descripción del mundo generalmente hermético del contraespionaje, Wilhelm Unge, principal analista de SAPO, dijo que los espías rusos eran “muy instruidos y por lo general más jóvenes que durante la era soviética. Son decididos, están orientados a metas y son socialmente competentes”.

Tras identificar a Rusia como “la mayor amenaza de inteligencia contra Suecia, seguida de Irán y China”, indicó que el año pasado SAPO frustró varios intentos rusos de obtener tecnología sueca para sus fuerzas militares, pero se negó a dar mayores detalles.

La embajada rusa no respondió de inmediato una llamada en la que se le pedía hacer comentarios.

SAPO advirtió el año pasado que Rusia había intensificado su espionaje militar, político y económico en Suecia, país que no es integrante de la OTAN pero tiene gran cooperación con la alianza, mientras la relaciones entre Rusia y Occidente de deterioraban a raíz de la crisis de Ucrania.

“Hay cientos de oficiales de inteligencia rusos en Europa y Occidente. Violan nuestro territorio todos los días”, dijo Unge a periodistas en la sede de SAPO en Solna, en las afueras de Estocolmo, en la presentación del informe anual.

“Lo que debe destacarse es que alrededor de una tercera parte del personal diplomático ruso no son tales, sino agentes de inteligencia”, dijo.

“¿Por qué no los expulsamos?”, se preguntó. “La complicación del contraespionaje es que seguimos a otros gobiernos. Esto se convierte en un asunto directamente político. No nos corresponde decidir quién debe estar o no en Suecia, eso le corresponde al gobierno”.

El Ministerio de Exteriores de Suecia no devolvió las llamadas en las que se le pedía comentar sobre el tema.

Por Karl Ritter, Associated Press