Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Yemen se hunde en la crisis con atentados que causan cientos de víctimas

Saná, 20 mar (EFE).- Los dos dobles atentados de hoy contra dos mezquitas chiíes en Saná, que han sido reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y han causado al menos 120 muertos y decenas de heridos, hunden aún más al Yemen en una profunda crisis política y de seguridad.


Publicidad

Los ataques se produjeron de forma simultánea contra las mezquitas de Badr, en el centro de Saná, y Al Hashush, en el barrio septentrional de Al Yarraf, todas ellas frecuentadas por fieles chiíes.

Cada mezquita fue atacada por dos suicidas; uno de ellos detonó su carga explosiva en el puesto de control establecido fuera de la mezquita, mientras el segundo aprovechó la situación para irrumpir en el templo y hacer estallar sus explosivos en medio de la multitud.

Un comunicado del Ministerio yemení de Interior informó de que al menos 120 personas murieron y otras 150 resultaron heridas en los dos dobles atentados suicidas.

Además, la televisión oficial del grupo rebelde chií de los hutíes dijo que otra explosión en la ciudad septentrional de Saada, bastión de la organización, contra una mezquita, elevó el total de víctimas en las explosiones de hoy en el país a 137 muertos y 345 heridos.

En el ataque contra el templo de Badr falleció el imán de la mezquita, el destacado líder religioso chií Mortada al Muhaduari, según dijo a Efe una fuente hutí.

El Estado Islámico se atribuyó en un mensaje de audio difundido por la radio de este grupo yihadista, Al Bayan, que emite por internet, la autoría de los ataques.

El locutor leyó un comunicado del grupo que señala que los ataques forman parte de “una serie de hazañas llevadas a cabo diariamente por los soldados del califato contra los enemigos de Alá y de su religión”.

El mensaje precisó que los ataques fueron perpetrados por cinco suicidas que llevaban cinturones explosivos.

Cuatro de ellos irrumpieron en las mezquitas de Badr y Hashush, en Saná, donde detonaron sus artefactos.

Un quinto terrorista perpetró solo el atentado en un templo de Saada, en el norte del Yemen y principal bastión del grupo rebelde chií de los hutíes.

“Los hutíes tienen que saber que los soldados del EI no van a estar tranquilos hasta erradicarlos y cortar el brazo del proyecto chií en el Yemen“, señaló el locutor, en alusión a las presiones de los hutíes contra el Gobierno yemení, que han sumido al país en una profunda crisis política y de seguridad en los últimos meses.

Agregó que “esta operación es solo el principio de lo que va a venir en el futuro” y que los yihadistas se vengarán por la sangre de los musulmanes que fue derramada y por las mezquitas que fueron destruidas”.

Los yihadistas del EI, de confesión suní, consideran que los clérigos chiíes son infieles y que sus seguidores son desviados.

El miembro de la oficina política de los hutíes, Ali al Qahum, acusó, en declaraciones a Efe, a fuerzas políticas internas y extranjeras de estar detrás de los atentados y de “declarar la guerra al pueblo yemení”.

El principal rival de los hutíes dentro del país es el Partido de la Reforma, el brazo político de los suníes Hermanos Musulmanes, y en el exterior, Estados Unidos y Arabia Saudí, según declararon los rebeldes chiíes en los medios nacionales.

Otro miembro de la misma oficina hutí, Fadl al Motaa, dijo a Efe que los que ordenaron el ataque pretenden llevar a los hutíes a una situación igual o similar a la de Irak y Siria.

“Su objetivo es provocar una respuesta de nuestra parte y transformar la crisis política en el país en un conflicto armado con aspecto sectario, pero nosotros no vamos a responder y actuaremos con sabiduría”, añadió.

Esta serie de atentados supone la jornada más sangrienta vivida por los hutíes en su historia y es el ataque más mortífero perpetrado en el Yemen en años.

Además, se trata del primer atentado terrorista reivindicado por el EI en territorio yemení, considerado como la base de la organización terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA).

La ONU, Estados Unidos y la Unión Europea han condenado los atentados.

Yemen está sumido en un grave conflicto político, agravado desde que el presidente Abdo Rabu Mansur Hadi se retractara el mes pasado de su anterior dimisión y anunciara que continuaba siendo el legítimo jefe del Estado, en contra de lo dictado por los hutíes.

La trágica jornada vivida hoy eleva la crisis política y de seguridad en el país, que ayer registró otro grave episodio con el bombardeo del Palacio Presidencial de la ciudad meridional de Adén, perpetrado por la aviación controlada por los hutíes, que se saldó sin víctimas. EFE