Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rebeldes chiís matan 6 manifestantes en sur de Yemen

Manifestantes antihutíes cargan a un hombre afectado por los gases lacrimógenos durante choques con la policía prohutí en Taiz, Yemen, martes 24 de marzo de 2015. Rebeldes chiís dispersaron con gases lacrimógenos y a balazos a miles de manifestantes que exigían su retirada de una provincia suroccidental, mataron a seis de ellos, hirieron a decenas y provocaron una escalada de las tensiones en un país al borde de la guerra civil. (AP Foto/Anees Mahyoub)

SANÁ, Yemen (AP) — Rebeldes chiís dispersaron con gases lacrimógenos y a balazos a miles de manifestantes que exigían su retirada de una provincia suroccidental, mataron a seis de ellos, hirieron a decenas y provocaron una escalada de las tensiones en un país al borde de la guerra civil.


Publicidad

Los rebeldes hutíes tomaron Saná en septiembre y desde entonces avanzan hacia el sur junto con fuerzas leales al expresidente Alí Abdulá Salé. Recientemente se han acercado al puerto austral de Adén, donde tiene su sede el presidente reconocido internacionalmente Abed Rabbo Mansour Hadi.

Se registraron protestas multitudinarias en Taiz, la tercera ciudad del país, que cayó en poder de los rebeldes durante el fin de semana, y en Torba, a unos 100 kilómetros de distancia, donde testigos dijeron haber visto columnas de humo negro de neumáticos quemados y de tres vehículos blindados incendiados por los manifestantes.

“Torba se convirtió en una bola de fuego“, dijo el vecino Jaled al Asuadi. Añadió que los manifestantes impidieron la entrada de los hutíes en la ciudad.

Un funcionario médico habló de seis muertos y decenas de heridos en Torba. Activistas locales descargaron fotos supuestamente de manifestantes muertos, con la ropa empapada de sangre, en las redes sociales.

Otro testigo, Mohamed Salem, dijo que los hutíes y las fuerzas de Salé dispararon armas antiaéreas para asustar a los manifestantes, “pero en lugar de disuadir eso aumentó el número de manifestantes”. El Partido Socialista dijo en un comunicado que la invasión hutí del sur, de mayoría suní, provocaría una “guerra sectaria”.

Yemen

En tanto, el gobernador de Taiz, Shawki Hayel, acusó a los comandantes de las fuerzas de seguridad de amotinarse. Dijo que un comandante ordenó dispersar a los manifestantes sin consultarlo. Un colaborador suyo dijo que Hayel amenazó con renunciar.

Las fuerzas de seguridad de Yemen, que han recibido ayuda de Estados Unidos para combatir una poderosa filial de Al Qaeda, se han dividido, y unidades enteras se han pasado al bando de Salé y los rebeldes. (I)