Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hallan estuche vacío de 2da caja negra de avión accidentado

Una cuerda cuelga de un helicóptero de rescate que vuela entre los restos de un avión de pasajeros de Germanwings dispersos en una ladera cerca de Seyne les Alpes, en los Alpes franceses, el 24 de marzo de 2015. (AP Foto/Claude Paris)

SEYNE-LES-ALPES, Francia (AP) — El estuche de la segunda caja negra del avión de Germanwings que se estrelló en los Alpes fue hallado pero sin sus componentes, informó el presidente francés, Francois Hollande.


Publicidad

Acompañado de la canciller alemana Angela Merkel y del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, Hollande prometió el miércoles que investigadores franceses harán todo lo posibles por determinar las causas del desastre.

La caja negra que falta por hallar es la grabadora de voces de la cabina, que almacena 25 horas de información sobre los parámetros de posición y estado de casi todos los componentes importantes del avión.

Hollande dijo que podría no haber operación de rescate porque es claro que no hubo sobrevivientes entre las 150 personas que viajaban en el avión.

Restos del avión de pasajeros de Germanwings estrellado en las montañas cerca de Seyne les Alpes, en los Alpes franceses el 24 de marzo de 2015. (AP Foto/Claude Paris)

Restos del avión de pasajeros de Germanwings estrellado en las montañas cerca de Seyne les Alpes, en los Alpes franceses el 24 de marzo de 2015. (AP Foto/Claude Paris)

Antes, investigadores franceses abrieron la dañada caja negra del avión y aislaron la escapada zona de montaña donde ocurrió el accidente.

La grabadora de voz recoge el sonido de cuatro micrófonos dentro de la cabina y graba todas las conversaciones entre los pilotos, con los controladores y cualquier ruido que se oiga en la cabina.

La grabadora de voz de cabina, golpeada y abollada en la colisión, era examinada por investigadores para obtener pistas de qué causó la caída del Airbus 320 de Germanwings el martes, luego que los pilotos perdieran el contacto por radio mientras sobrevolaban los Alpes franceses durante un vuelo de rutina entre Barcelona y Dusseldorf. El máximo responsable de seguridad alemán dijo el miércoles que no había indicios de sabotaje.

Varios helicópteros sobrevolaban desde el amanecer los escombros dispersos por la ladera, mientras los rescatistas ascendían hasta el remoto lugar entre la lluvia y la nieve recién caída. Estaba previsto que las familias de las víctimas y los mandatarios de Francia, España y Alemania llegaran al lugar.

“La caja negra está dañada y hay que reconstituirla en las próximas horas”, explicó el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, a la radio RTL.

Resulta clave descubrir lo que ocurrió exactamente entre las 10:30 y las 10:31, indicó Ségolène Royal, ministra de Transporte. Los controladores aéreos perdieron en ese momento el contacto con el avión.

La Fuerza Aérea francesa dijo haber enviado a la zona un avión de combate Mirage cuando se perdió el contacto con radar con el vuelo, pero que llegó demasiado tarde para ayudar.

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maiziere, dijo a la prensa en Berlín que “según la última información, no hay pruebas de que el accidente fuera provocado de forma deliberada por terceros”. Tanto Royal como Cazeneuve hicieron hincapié en que parece improbable que el siniestro tenga alguna relación con el terrorismo.

El impacto contra la montaña dejó trozos de fuselaje “tan pequeños y brillantes que parecen parches de nieve en las montañas”, dijo Pierre-Henry Brandet, portavoz del Ministerio del Interior, tras sobrevolar los restos.

Familiares dolientes viajaron a la zona sur de los Alpes, al igual que lo hicieron los líderes de Francia, Alemania y España, toda vez que la mayoría de los pasajeros eran alemanes y españoles.

El presidente francés Francois Hollande y la canciller alemana Angela Merkel arribaron por helicópteros a un prado en las montañas azotado por fuertes vientos. El presidente del gobierno español Mariano Rajoy se les sumó en el pueblo de Seynes-les-Alpes.

Lufthansa dijo que dos vuelos fletados estarían disponibles para llevar a Francia a familiares que deseen acercarse lo más posible al lugar de la tragedia. Habitantes de Seyne-les-Alpes ofrecieron hospedar a familias a causa de la escasez de habitaciones para alquilar.

Germanwings canceló varios vuelos el miércoles porque algunos tripulantes dijeron que no podían volar tras la muerte de sus colegas.

“La gerencia entiende completamente eso, porque somos una familia pequeña. Todo el mundo se conoce en Germanwings, así que es una gran conmoción para los empleados”, dijo el director ejecutivo Thomas Winkelmann.

Winkelmann, dijo que la empresa estaba en contacto con las familias de 123 víctimas y trataba de dar con los parientes de los 27 restantes. Entre las víctimas, dijo, había 72 ciudadanos alemanes, 35 españoles, dos australianos, dos argentinos, dos iraníes, dos venezolanos y dos estadounidenses. Varios estados tenían una única persona entre las víctimas: Gran Bretaña, Holanda, Colombia, México, Japón, Dinamarca, Bélgica e Israel habrían perdido cada uno a un ciudadano. Algunos podrían tener doble nacionalidad.

Familiares de personas a bordo de un avión caído se abrazan en el aeropuerto de Barcelona, martes 24 de marzo de 2015. Un jet de pasajeros A320 de la aerolínea alemana Germanwings con 150 personas a bordo se estrelló en los Alpes franceses cuando volaba de Barcelona a Duesseldorf. (AP Foto/Emilio Morenatti)

Familiares de personas a bordo de un avión caído se abrazan en el aeropuerto de Barcelona, martes 24 de marzo de 2015. Un jet de pasajeros A320 de la aerolínea alemana Germanwings con 150 personas a bordo se estrelló en los Alpes franceses cuando volaba de Barcelona a Duesseldorf. (AP Foto/Emilio Morenatti)

Entre los muertos había dos bebés, dos cantantes de ópera, una madre australiana que iba de vacaciones con su hijo adulto y 16 estudiantes alemanes de secundaria que volvían con sus profesores de un viaje de intercambio académico en España.

El Airbus A320, operado por Germanwings, una filial de la aerolínea alemana Lufthansa, había despegado el martes de Barcelona con destino a Dusseldorf. La nave sufrió un inesperado descenso de ocho minutos cuando quedaba menos de una hora de vuelo. Los pilotos no enviaron ninguna señal de emergencia y habían perdido contacto de radio con su centro de control, según las autoridades de aviación francesas.

El presidente ejecutivo de Lufthansa, Carsten Spohr, que también es piloto, dijo que consideraba que el accidente de un jet comandado por dos pilotos con experiencia era “inexplicable”.

En España las banderas ondeaban a media asta en edificios gubernamentales y se guardó un minuto de silencio en instituciones de todo el país. El Congreso canceló su sesión ordinaria del miércoles.

Por su parte, el Liceu de Barcelona guardó dos minutos de silencio a mediodía en memoria de dos cantantes de ópera alemanes — Oleg Bryjak y Maria Radner — que viajaban en el avión y habían actuado en el teatro de ópera el pasado fin de semana.

En una espeluznante coincidencia, un vuelo de Air France que cubría la ruta entre París y Saigón se estrelló a solo unos kilómetros de distancia en 1953, matando a las 42 personas que iban a bordo.

___

Hinnant informó desde París. Los periodistas de AP Kristen Grieshaber en Haltern, Alemania; David Rising en Berlín; Alan Clendenning en Madrid; y Scott Mayerowitz en Nueva York contribuyeron a este despacho. (I)