Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Copiloto de Germanwings ocultó enfermedad

Un agente de policía ante un edificio de apartamento sdonde se cree vivía Andreas Lubitz copiloto del avión estrellado de Germanwings, en Duesseldorf, Alemania, el 26 de marzo de 2015, durante una investigación sobre el suceso en el que murieron 150 personas. (AP Foto/Martin Meissner)

MONTABAUR, Alemania (AP) — El copiloto de Germanwings Andreas Lubitz parece haber ocultado evidencias de una enfermedad a su empresa, incluso una autorización médica para faltar al trabajo el martes, el día en que las autoridades dicen estrelló un avión de pasajeros contra una montaña, informó la fiscalía.


Publicidad

Las pruebas fueron obtenidas en allanamientos a las viviendas de Lubitz en dos ciudades alemanas mientras las autoridades investigan por qué se encerró en la cabina y precipitó el Airbus A320 que conducía contra los Alpes franceses, matando a las 150 personas a bordo.

Notas rotas con el permiso médico para el día del incidente “apoyan la evaluación preliminar de que ocultó su enfermedad a su empresa y sus colegas”, dijo el viernes el vocero de la fiscalía Ralf Herrenbrueck. Esas autorizaciones médicas para no ir al trabajo son comunes en Alemania, incluso para dolencias menores.

Los fiscales no aclararon qué tipo de enfermedad —mental o física— pudo haber padecido Lubitz. La prensa alemana informa el viernes que el copiloto de 27 años pudo haber sufrido de depresión.

Un hospital de Dusseldorf confirmó el viernes que Lubitz fue paciente del establecimiento en las últimas dos semanas. El Hospital de la Universidad de Dusseldorf indicó que había ido por última vez al hospital para una “evaluación médica” el 10 de marzo. No quiso dar detalles de su historia clínica pero desmintió versiones de que hubiera tratado a Lubitz por depresión.

Los investigadores retiraron numerosas cajas con objetos del departamento de Lubitz en Dusseldorf y de sus padres en Montabaur, cerca de Francfort.

Herrenbrueck dijo que los documentos médicos hallados indican “una enfermedad y un tratamiento médico adecuado” pero no se encontró ninguna nota de suicidio. Agregó que no hay indicaciones de ninguna motivación política o religiosa por sus acciones.

Los vecinos lo describieron como una persona en excelente estado físico y registros deportivos revelan que participó en varias carreras de larga distancia.

“Decididamente no fumaba. Se cuidaba muy bien. Siempre trotaba. No estoy seguro de si corrió maratones, pero era muy saludable”, comentó Johannes Rossmann, un vecino en Montabaur.

Algunos vecinos de Montabaur que conocieron a Lubitz dijeron a The Associated Press que estaban asombrados por las versiones de que pudo haber estrellado intencionalmente el avión, porque lo venían entusiasmado con su trabajo y parecía muy feliz.

Germanwings y su empresa matriz Lufthansa se negaron a comentar el viernes sobre las nuevas informaciones acerca de Lubitz.

Un funcionario alemán de aviación dijo a la AP que el expediente de Lubitz en la Oficina Federal de Aviación contenía una nota según la cual necesitaba “examen médico regular”. Esa nota puede aludir a un problema físico o mental, pero el funcionario, que habló a condición de no ser identificado por no estar autorizado a difundir la información, dijo que no especificaba cuál.

La prensa alemana ha presentado el perfil de un hombre con antecedentes de depresión que había recibido tratamiento sicológico y que pudo haberse sentido deprimido por la ruptura con su novia.

En Francia, la policía que trabaja en el lugar donde cayó el avión, dijo haber recogido entre 400 y 600 restos de las 150 víctimas.

El coronel Patrick Touron, de la Gendarmería, dijo desde Seyne-les-Alpes que “no hemos hallado un solo cadáver intacto”.

Agregó que se han tomado muestras de ADN de objetos suministrados por las familias de las víctimas —como cepillos de dientes, que puedan ayudar a identificar a los fallecidos. Touron agregó que joyas y otros objetos podrían facilitar el proceso de identificación.