Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Pakistán rechaza involucrarse en el conflicto en Yemen

Gruesas columnas de humo se levantan después de un bombardeo saudí a Sanna, Yemen, el 8 de abril del 2015. (AP Foto/Hani Mohammed)

SANÁ, Yemen (AP) — Legisladores paquistaníes decidieron el viernes por unanimidad mantenerse al margen de la coalición encabezada por Arabia Saudí contra los rebeldes chiíes en Yemen, asestando un revés a la alianza. Simultáneamente, llegaron aviones con suministros médicos a la convulsionada capital yemení, Saná, por primera vez desde que comenzó la campaña de bombardeos hace más de dos semanas.


Publicidad

Después de un debate de varios días, la legislatura paquistaní adoptó una resolución según la cual “Pakistán debe mantener la neutralidad en el conflicto yemení a fin de poder desempeñar un papel diplomático activo para poner fin a la crisis”.

La resolución también instó a los bandos enfrentados en Yemen a resolver el conflicto mediante un diálogo pacífico.

Según funcionarios paquistaníes, Arabia Saudí solicitó a Pakistán el envío de soldados para participar en la campaña de países de mayoría suní contra los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, que han tomado control de Saná y gran parte de Yemen y han obligado al presidente yemení Abed Rabbo Mansour Hadi a huir del país.

Pakistán, de mayoría suní pero con una minoría chií frecuentemente atacada por los extremistas suníes, comparte una larga frontera con Irán y se resiste a verse envuelto en el conflicto en el empobrecido país de la Península Arábiga.

El conflicto de Yemen enfrenta a la coalición árabe encabezada por Arabia Saudí con su rival chií Irán, que apoya a los hutíes y ha suministrado ayuda humanitaria, aunque Irán y los rebeldes niegan que los iraníes los hayan armado.

El creciente conflicto regional amenaza transformar lo que ha sido hasta ahora una lucha por el poder en un conflicto sectario generalizado como los que convulsionan Siria e Irak.

Trabajadores descargan suministros médicos que llegaron a Sanaa, Yemen, el 10 de abril del 2015, por primera vez desde que comenzaron los bombardeos saudíes a este país convulsionado por el avance incontenible de los rebeldes chiíes hutíes. (AP Foto/Hani Mohammed)

Desde que la coalición encabezada por los saudíes lanzó la campaña aérea, grupos prosaudíes han instado a Pakistán a unirse a la coalición. Hafiz Saeed, que encabeza el grupo religioso Jamaat-ud-Dawa, ha condenado el avance de los rebeldes chiíes en Yemen.

Algunos legisladores paquistaníes dijeron después de votar el viernes que esperan que la decisión siente las bases de una resolución de la crisis yemení. Sirajul Haq, director del partido Jamaat-e-Islami, dijo que Islamabad podría “desempeñar un papel mediador”.

Naciones Unidas e Irán han instado a la reanudación de negociaciones y Arabia Saudí se ofreció a ser anfitriona de las conversaciones, pero a medida que se intensifican las operaciones militares no está claro quién puede llevar a las partes a negociar. Los rebeldes insisten en que Hadi ha perdido legitimidad, mientras Arabia Saudí y sus aliados dicen que trabajan para restablecer su gobierno.

El primer ministro paquistaní Nawaz Sharif asistió a la sesión conjunta del parlamento en un indicio de aprobación.

Por su parte, Irán ha tratado de conseguir apoyo internacional para que cesen los bombardeos. El líder supremo iraní, ayatola Ali Jamenei, los calificó de “genocidio”. El canciller iraní Mohammad Javad Zarif pasó dos días en Islamabad esta semana discutiendo la situación yemení con Sharif y otros funcionarios.

___

Ahmed reportó desde Islamabad. La periodista de The Associated Press Sarah El Deeb contribuyó a este despacho desde El Cairo.(I)