Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ecuador expresa consternación e indignación por desaparición de inmigrantes

Quito, 21 abr (EFE).- El Gobierno de Ecuador expresó hoy su consternación ante la masiva llegada de emigrantes a las costas europeas a través del Mediterráneo y su indignación por la desaparición de muchos de ellos en naufragios registrados en la última semana.


Publicidad

La Cancillería ecuatoriana, mediante un comunicado oficial, dijo que su Gobierno “manifiesta su consternación ante la llegada masiva a Europa de personas embarcadas desde las costas africanas” y, de manera especial, expresó “su indignación por la trágica desaparición de más de 700 de ellas en el naufragio de un buque”.

Ante ese suceso, ocurrido frente a las costas italianas el pasado 18 de abril, el Ejecutivo ecuatoriano manifestó “un sentido pésame a todas las familias de los desaparecidos o fallecidos”.

Además, afirmó que “esta situación, que se constituye en una verdadera crisis humanitaria, pone en evidencia la necesidad de que la comunidad internacional afronte el fenómeno de la movilidad humana desde una perspectiva integral y solidaria”.

Ese análisis debe considerar “los factores económicos y políticos que impulsan a millones de seres humanos a migrar, muchas veces víctimas de redes criminales de tráfico de personas”, precisó la nota de la Cancillería ecuatoriana.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dijo hoy que 1.727 inmigrantes han muerto en lo que va del año en su intento por cruzar el Mediterráneo y llegar a suelo europeo, treinta veces más que en el mismo periodo del año pasado.

El pasado fin de semana unos 700 inmigrantes sucumbieron al naufragar en el Mediterráneo tras partir de Libia con la esperanza de llegar a Italia; mientras que la organización Save the Children alertó de que otros 400 desaparecieron al hundirse su embarcación la semana anterior frente a las costas de Libia. EFE