Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fiscalía colombiana detiene de nuevo a presunto violador de periodista Bedoya

Fiscal General de Colombia, Eduardo Montealegre. Foto de elsolweb.tv

Bogotá, (EFE).- La Fiscalía colombiana volvió a detener en Bogotá al exparamilitar Alejandro Cárdenas Orozco, alias “JJ”, uno de los presuntos violadores hace 15 años de la periodista Jineth Bedoya, cuya libertad había ordenado una fiscal mediante un fallo duramente criticado en el país y el exterior, informaron hoy medios locales.


Publicidad

El exparamilitar fue detenido nuevamente anoche en una casa del populoso sector de Kennedy, en el suroeste de Bogotá, por agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía y de inmediato trasladado al búnker de la entidad, según el diario “El Tiempo”, en el que trabaja Bedoya.

“CTI de la Fiscalía acaba de recapturar a alias JJ, sindicado del secuestro de jbedoyalima. Nueva oportunidad para hacer justicia”, según un tuit de uno de sus colegas del diario reenviado por Bedoya en su cuenta personal.

La decisión de ordenar nuevamente la captura de alias “JJ” fue tomada el pasado jueves por el fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, luego de que un comité técnico analizará la polémica decisión de la fiscal 49 que ordenó la libertad de Cárdenas.

“En ese comité se observaron diversas irregularidades de fondo y de forma”, por lo que la Fiscalía General “reactiva la detención preventiva y la orden de captura” contra Cárdenas, un exparamilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), anunció entonces la entidad.

El 25 de mayo del 2000 Bedoya fue secuestrada en la entrada de la cárcel La Modelo de Bogotá, a la que acudía para realizar una entrevista.

Posteriormente fue torturada física y psicológicamente, además de ser violada por sus captores, en lo que fue catalogado como un crimen de lesa humanidad.

La fiscal cerró el proceso contra alias “JJ”, para lo cual argumentó falta de evidencias y ordenó su libertad, con lo cual el exparamilitar salió de la cárcel La Picota, de Bogotá.

Diferentes organizaciones sociales criticaron el fallo de la fiscal por considerar que además de dejar impune el caso, “revictimiza” a Bedoya.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo que la libertad del exparamilitar “es un contrasentido”, mientras que la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) aseguró que el fallo de la fiscal “envía un mensaje de permisividad y no castigo frente a las agresiones contra la prensa”.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) lamentó ayer que, con la libertad de Cárdenas, Bedoya “tenga que revivir el horror, la violencia y las vejaciones” que sufrió durante su secuestro.

Por su parte, Reporteros Sin Fronteras (RSF) criticó la “confusión” de la Justicia colombiana en la gestión del caso.

“El Estado está enviando mensajes confusos a la periodista, a las víctimas de violaciones de los derechos humanos en general y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, indicó RSF en un comunicado emitido en París. EFE

(I)