Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tras 40 años, hay un acusado por la desaparición de las hermanas Lyon

Las hermanas Katherine y Sheila Lyon tenían 10 y 12 años, respectivamente, cuando desaparecieron el 25 de marzo de 1975 en Wheaton, Maryland, Estados Unidos. Fue luego de caminar al Wheaton Plaza Shopping Center por una exhibición de Pascuas. También planificaron comer una porción de pizza y regresar. Era una entretenida salida de hermanas, cómplices y amigas. Pero nunca más fueron vistas.


Publicidad

Durante cuarenta años, reinó el misterio alrededor de este caso, que paralizó y conmovió al país. Sin embargo, tras 16.000 horas de investigación a cargo de 50 colaboradores y entrevistas a unas 100 personas, la Policía estadounidense anunció hoy tener a un nuevo sospechoso del homicidio de las hermanas Lyon. Las autoridades apuntaron contra Lloyd Lee Welch, un delincuente sexual convicto, a quien le imputaron dos cargos por asesinato en primer grado.

El hombre fue acusado formalmente el viernes pasado, aunque la Oficina del Sheriff del Condado de Bedfordrecién lo notificó este miércoles. Welch se encuentra detenido en la prisión de Delaware, luego de que fuera declarado culpable por abuso sexual en ese estado y en Carolina del Sur. Con la nueva acusación de homicidio, podría ser condenado a la pena de muerte, según informa NBC.

Los fiscales afirman que están listos para llevar a cabo una acusación “sin cuerpos”, dado que las hermanas Lyon nunca fueron encontradas. El caso conmocionó a los suburbios de Washington D.C. en los 70; muchas personas incluso se mudaron ante el temor de que algo así les sucediera a sus hijos. La investigación fue conocida por la opinión pública como “el caso de las hermanas Lyon” y ocupó las portadas de diarios y revistas durante años.

lyon

El 25 de marzo de 1975, la madre de Katherine y Sheila esperaba que llegaran a su casa a las cuatro de la tarde. Salieron de su hogar entre las 11 y las 12 de ese mediodía y caminaron los dos kilómetros que las separaban del centro comercial. Jamás regresaron y a las 19 la mujer emitió una alerta a las autoridades policiales, que comenzaron una intensa pero infructuosa búsqueda.

Un pequeño que ofició de testigo relató a los oficiales que las niñas -rubias y de ojos azules- habían estado conversando cerca de 13 con un hombre mayor, de unos 50 ó 60 años, que vestía traje marrón. El hombre tenía un maletín con una grabadora en su interior y muchos otros niños se habían acercado a hablar por su micrófono. El hombre nunca fue identificado, pero las autoridades descartaron su posible participación en la desaparición de las hermanas.

Pero esa no fue la última vez que alguien las vio. Su propio hermano las vio comiendo pizza -tal como habían anticipado- en The Orange Bowl Restaurant del shopping center. Incluso, otro testigo juró haberlas visto caminar por Drumm Avenue, cerca de la calle Devon. Ese sería el camino lógico para regresar a su casa. Eran alrededor de las tres de la tarde.

kat

Katherine Lyon a los 10 años y una proyección de su rostro hecha digitalmente en 2009

Sheila Lyon a los 10 años y una proyección de su rostro hecha digitalmente en 2009

Sheila Lyon a los 10 años y una proyección de su rostro hecha digitalmente en 2009

La pesadilla comenzó a las pocas horas. Una pesadilla que se extendería por 40 años. Los días siguientes a la denuncia, varias llamadas extorsivas fueron atendidas por la madre de las pequeñas. La más seria de ellas provino de un hombre, no identificado, el 4 de abril de ese año. Pidió 10.000 dólares, que fueron depositados en un baño público, tal como lo había solicitado el supuesto captor. Nunca los recogió. Volvió a llamar y le reclamaron una prueba de vida para continuar con las negociaciones. Esa prueba de vida no llegó.

El 7 de abril, otra luz de esperanza se encendió. Fue luego de que una mujer de Manassas, Virginia, afirmara haber visto a Sheila y Katherine en la parte trasera de una camioneta Ford 1968. Según la mujer, las características del sospechoso remitían al “entrevistador” al que los niños se le acercaron en el Wheaton Plaza Shopping Center. Contó que al percatarse de que lo estaban mirando, puso en marcha el coche y escapó, traspasando semáforos con luz roja. Las placas del vehículo no coincidían con los registros que tenía la policía. La versión fue cuestionada y desechada.

El caso atravesó muchos años de misterio, hasta que en 2014 las autoridades señalaron a Lloyd Lee Welch Jr. y a Richard Allen Welch Sr. como los principales sospechosos por la desaparición de las hermanas. El primero de ellos, quien finalmente hoy resultó acusado, tiene un amplio historial como acosador de menores en Carolina del Sur, Virginia y Delaware.

Lloyd Lee Welch está en prisión desde 1997. Cumple allí una condena de 30 años. El día de la desaparición de las hermanas se encontraba en el mismo centro comercial. Los investigadores sospechan que Richard (tío de Lloyd) actuaba como guardia de seguridad en esa zona. Lloyd contó que su tío había abusado sexualmente al menos de una de ellas. Creen que ambos las enterraron en las montañas Taylors, a 300 kilómetros del hogar de las pequeñas. [I]