Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Muere el padre del niño palestino quemado vivo por radicales judíos

Foto del bebé palestino, de 18 meses, Ali Dawabsha, con sus padres. El niño murió quemado por un ataque de israelíes fanáticos. El padre, Saab Dawabsha, ha muerto hoy. EFE / EPA / ALAA Badarneh

RAMALA, Cisjordania (AP) — El padre del bebé palestino muerto en un incendio provocado por extremistas judíos en su casa de Cisjordania, falleció a causa de las heridas sufridas en el ataque, dijo su familia el sábado. El hombre se llamó Saed Dawabsheb, tenía 32 años, y sufrió quemaduras de segundo grado en el 80 por ciento de su cuerpo.


Publicidad

El cadáver ha llegado al pueblo a primera hora de la tarde. Una veintena de vehículos militares israelíes vigilaban la entrada de la población.

En el ataque del pasado 31 de julio por la noche, los asaltantes arrojaron bombas incendiarias a una habitación de la vivienda de la familia Dawabsheh en la localidad cisjordana de Duma. Ali Dawabsheh, de 18 meses, falleció en el incendio y sus padres y su hermano de 4 años sufrieron heridas graves.

Dawabsha falleció en el Centro Médico Soroka de la ciudad israelí de Bersheva en el que fue ingresado tras el ataque y en donde, según explicó al periódico digital israelí Ynet el jefe de la UCI, Moti Klein, fue sometido a cuatro operaciones e injertos de piel, lo cual no fue suficiente para salvarle de la infección que terminó con su vida.

Su mujer, Rihan, de 27 años, presenta quemaduras de tercer grado en el 90 por ciento de su cuerpo y necesita respiración asistida, y su hijo Ahmed, de cuatro años, quemaduras de segundo grado en el 60 por ciento del cuerpo.

Ambos están en el hospital Tel Hashomer de Tel Aviv y su vida peligra, aunque hoy la familia recibió buenas noticias al despertarse Ahmed tras permanecer una semana inconsciente.

El niño no puede aún comunicarse, si bien pudo reconocer a su abuelo y otros familiares que le acompañan.

En el ataque murió quemado vivo el otro hijo, Ali, de tan solo 18 meses.

“A las cinco de la mañana me dijeron que mi hermano había muerto. Dijeron que no pudieron salvarle. Es realmente doloroso. La semana pasada murió Ali y ahora su padre”, declaró a los medios el hermano del fallecido, Naser Dawabsha, que instó a Israel a encontrar y castigar a los culpables.

“Lo que ha ocurrido nos recuerda a días oscuros de la historia, a los hechos de los nazis”, aseguró.

Cientos de jóvenes recibieron el cadáver entre lágrimas y gritos de ira y de “Alahu Akbar (Alá es grande)”, al tiempo que enarbolaban banderas del movimiento nacionalista Al Fatah, el islamista Hamás y la enseña nacional palestina.

Algunos quemaron neumáticos en señal de protesta a las afueras del pueblo.

“La gente de Duma luchará contra los actos infames de los colonos con todos los medios que la legislación internacional prevé a los palestinos que viven bajo la ocupación. Y también nos vengaremos por la vía militar y utilizaremos los medios de la resistencia popular”, manifestó a Efe Fuad Jader, residente de Duma y participante en el funeral.

Otra vecina y familiar del fallecido, Lami Dawabsha, pidió protección.

“Necesitamos guardas que protejan nuestro pueblo. Estamos rodeados de colonos que amenazan a nuestros hijos y nuestras familias”, señaló la mujer, quien agregó que también hace falta “unidad, para trabajar todos juntos y echar a los colonos”.

Al funeral asistieron decenas de representantes de diferentes facciones políticas palestinas, entre ellos el jeque Hasán Yusef, de Hamás; Mahmud El Aloul, del Comité Central de Fatah, y Mustafá Barguti, de la Iniciativa Palestina.

“Los palestinos deben tomar el poder, resistir a la ocupación y no esperar que la comunidad internacional haga algo porque ha estado mirando años sin hacer nada”, dijo Yusef en un discurso.

“La Intifada no ha acabado, es continua y habrá mas intifadas para expulsar a la ocupación israelí de nuestra tierra”, declaró.

Hamás difundió hoy un comunicado en el que asegura que “la única cosa que disuade a los colonos es que nosotros tomemos la iniciativa, en vez de esperar a que lleguen a nuestros pueblos y familias. No tenemos otra opción que empezar una guerra total contra Israel“.

El ataque provocó condenas generalizadas e hizo que el gobierno israelí prometiese ser más contundente contra los extremistas judíos que durante años han atacado repetidamente a palestinos y a sus propiedades.

Varios presuntos extremistas judíos han sido detenidos, pero ninguno de ellos fue acusado de estar directamente implicado en el ataque.

Grupos de derechos humanos palestinos e israelíes sostienen que las autoridades de Jerusalén hacen poco para asegurar que los activistas colonos cumplan la ley y que el ejército no ha protegido a los palestinos de estos ataques.

Muchos de los ataques forman parte de la llamada táctica del “precio a pagar” que busca disuadir del desmantelamiento de los asentamientos de colonos no autorizados que han surgido en las colinas de Cisjordania en los últimos años.

___