Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Continúa éxodo colombiano de Venezuela

Un grupo de personas que solicita la salida de Venezuela hacia Colombia carga sus pertenencias hoy, viernes 28 de agosto de 2015, en las inmediaciones de la Aduana Principal San Antonio (Venezuela). El Gobierno venezolano despliega tres mil efectivos en la nueva zona fronteriza en la que a partir de hoy rige la clausura de los pasos hacia la vecina Colombia. EFE/ MIGUEL GUTIERREZ

Un grupo de personas que solicita la salida de Venezuela hacia Colombia cargan algunas de sus pertenencias esperando que se les permita cruzar la frontera en las inmediaciones de la Aduana Principal de San Antonio (Venezuela). El Gobierno venezolano despliega tres mil efectivos en la nueva zona fronteriza en la que a partir de hoy rige la clausura de los pasos hacia la vecina Colombia.


Publicidad

Jeneris Julio, de 20 años, dijo a Efe que fue sacada el domingo de Venezuela “con engaños” porque las autoridades le pidieron la cédula para supuestamente verificar sus antecedentes y “luego me separaron de mi familia y me deportaron”.

Añadió que otros de sus familiares regresaron a Colombia porque huyeron por el río Táchira y dejaron al otro lado de la frontera todo lo que tenían.

Detalló que ella vivió ocho años en Venezuela porque sus padres tenían un restaurante, pero estudió en Colombia “y ahora estaba estudiando contaduría pública”.

Con voz quebrada dijo que algunos familiares cercanos, como tíos y primos se quedaron allá y “ahora lo que pedimos es que nos dejen volver a ser una familia como antes, que nos dejen reunir para comenzar una nueva vida en Colombia”.

Colombia y Venezuela comparten una frontera de 2.219 kilómetros con tres puestos migratorios terrestres en Paraguachón (La Guajira), Cúcuta (Norte de Santander) y Arauca (Arauca), y uno fluvial en Puerto Carreño (Vichada), y el resto son cruces ilegales, muchos de ellos en zonas selváticas.

La declaración del estado de emergencia permite que autoridades venezolanas registren casas sin orden judicial e irrumpan en reuniones públicas. Algunos colombianos que abandonaron el país se quejaron de abusos cometidos por el ejército en los últimos días, acusaciones que Caracas niega.

El cierre de los pasos fronterizos en Táchira está generando pérdidas millonarias a empresas y comercios que operan en la región y se teme que, de persistir el cierre, la situación económica se agrave. Además amenaza el sustento de decenas de miles de colombianos pobres que dependen del mercado negro para subsistir.

EFE