Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Venezuela tilda de “inmoral” e “hipócrita” el texto de UE sobre crisis fronteriza

Colombianos cargan sus pertenencias por el río Táchira desde Venezuela hacia el sector La Parada (Colombia) el martes 25 de agosto de 2015, en Cúcuta (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

El Gobierno venezolano calificó este lunes de “inmoral” e “hipócrita” el comunicado de los “burócratas enquistados” en la Unión Europea (UE) en el que alertaron sobre los riesgos del cierre fronterizo con Colombia y llamó al organismo a “no inmiscuirse” en asuntos bilaterales.


Publicidad

“Venezuela rechaza el inmoral e hipócrita comunicado realizado por burócratas enquistados en UE del 29 de agosto de 2015“, informó la Cancillería a través de un comunicado.

La UE, a través del Servicio de Acción Exterior, alertó el sábado pasado que, a su juicio, el cierre del paso fronterizo del centro occidente venezolano hacia Colombia, “seguido del desplazamiento forzado, pone en riesgo el conjunto de la situación humanitaria, la seguridad y la estabilidad en la región fronteriza”.

Asimismo llamó a “evitar una mayor escalada” y a “encontrar soluciones aceptables mutuamente, en pleno respeto de los derechos humanos, y garantizar el bienestar de la población local”.

Según el comunicado de la Cancillería venezolana el texto de la UE expresa “sin fundamento ni pruebas, graves señalamientos” en contra del país caribeño.

“Venezuela es víctima de la agresión de mafias narcotraficantes, de bandas paramilitares, y de una guerra económica sistemática desde territorio colombiano que la llevaron a adoptar decisiones legítimas, soberanas y legales que deben ser respetadas”, argumentó la diplomacia del país petrolero.

La Cancillería señaló en el comunicado que los “burócratas europeos (…) no tienen moral ni autoridad para inmiscuirse en asuntos bilaterales que no les competen” y “ocultan un doble rasero”.

“Antes de intentar gobernar el mundo y girar instrucciones a países soberanos, los invitamos a atender la más grave crisis humanitaria generada en estos países, donde mueren miles de ciudadanos ante la mirada cómplice de estos mismos burócratas que redactan comunicados insolentes e injerencistas”, remarcó.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó clausurar parte de su frontera con Colombia el 19 de agosto después de que tres militares y un civil resultasen heridos en un ataque de supuestos contrabandistas en la zona limítrofe a lo que sumó, dos días después, el decreto de estado de excepción en la zona.

El cierre fronterizo fue ampliado a la totalidad de los municipios que colindan con Colombia del estado Táchira el viernes pasado y se reforzó la zona con tres mil efectivos más en la lucha que mantiene el Gobierno contra el contrabando y el hampa en la zona.

En los operativos de seguridad ejecutados en el área han sido identificados colombianos en situación de ilegalidad o señalados, según el Ejecutivo venezolano, de practicar el contrabando fronterizo.

Según el más reciente balance oficial de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD) de Colombia, un total de 1.097 colombianos han sido deportados por Venezuela y otros 7.162 han abandonado voluntariamente el país.

Para tratar la situación fronteriza, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, informó hace unos días de una reunión, el próximo 3 de septiembre, de los ministros de Exteriores de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en su sede en Ecuador. EFE (I)