Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fuerzas rusas construyen pista de aterrizaje en aeropuerto sirio

Fuerzas rusas están construyendo una “larga pista de aterrizaje” en el aeropuerto de Hamimim, situado a las afueras de la ciudad de Yabla, en la provincia costera de Latakia, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.


Publicidad

Según la ONG, que cuenta con una amplia red de activistas y colaboradores sobre el terreno, la nueva pista permitiría el aterrizaje de aviones de gran tamaño en esa zona, que constituye uno de los últimos bastiones del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.

Asimismo, el Observatorio aseguró que las fuerzas rusas que están trabajando en Hamimim prohíben, tanto a civiles como a militares sirios, el acceso a las obras del aeropuerto.

El Observatorio también informó de que a ese aeródromo llegaron en las últimas semanas aviones militares cargados con equipamiento militar y con cientos de asesores, expertos y técnicos militares rusos a bordo, según testigos citados por el Observatorio.

Por otra parte, la organización aseguró que Rusia también está ampliando el aeropuerto de Hamidiya, ubicado en el sur de la provincia de Tartus, donde el país dispone de una base militar desde la época de la guerra fría.

El Observatorio dijo que pudo saber que expertos rusos están estudiando la posibilidad de ampliar las pistas del aeropuerto internacional de la capital siria, Damasco.

Fuentes no identificadas desmintieron al Observatorio las informaciones de que Rusia haya devuelto al Gobierno sirio el control de la base naval de Tartus, tal y como negó también el viceministro de Exteriores ruso, Mijaíl Bogdánov, hace pocos días.

Moscú desmintió las informaciones aparecidas en medios occidentales sobre una mayor implicación de Rusia en el conflicto sirio e, incluso, una posible intervención militar, lo cual ha alarmado a Estados Unidos.

Aún así, Rusia insistió en que seguirá apoyando al Gobierno de Al Asad, con el envío de armamento y el entrenamiento de tropas del régimen, siendo Moscú el principal aliado de Damasco a nivel internacional.

“Nuestra presencia militar (en Siria) nunca ha sido un secreto. Nuestros especialistas militares trabajan allí ayudando al Ejército sirio a familiarizarse con nuestro armamento. Rusia no está dando en estos momentos ningún paso adicional”, afirmó el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, el pasado día 10. EFE (I)