Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno cubano ofrece sánduches, un día de paga y transporte para ir a ver al papa

Un niño en bicicleta pasa junto a un cartel del papa Francisco adornando un altar dedicado a la Virgen a las afueras de Taguasco, Cuba. (AP Foto/Eduardo Verdugo)

LA HABANA (AP) — El papa Francisco comienza el sábado su primera visita a Cuba, que lo aguarda con la vista puesta en qué más puede hacer el pontífice para ayudar a que avance aún más el acercamiento con Estados Unidos.


Publicidad

El papa salió el sábado por la mañana desde Roma en un vuelo especial de Alitalia y aterrizará por la tarde en el aeropuerto internacional de La Habana, donde se espera que sea recibido por el presidente Raúl Castro.

Algunos grupos de gente comenzaban a reunirse en algunos puntos de La Habana para planear el lugar a donde irán para ver pasar a Francisco, de 78 años, que tiene en Cuba a varios seguidores.

El gobierno cubano se ha esforzado para que la gente vaya a las calles a recibir al pontífice e incluso ha ofrecido a la gente un día de paga, meriendas y transportación a trabajadores estatales para que se desplieguen por la ruta donde pasará el papa.

“Esta visita del papa creo que es un aire de esperanza que sopla sobre Cuba, sobre todo por el papel que jugó el papa en el restablecimiento de las relaciones Cuba-Estados Unidos”, dijo Diego Carrera, un jubilado de 71 años.

El pontífice estará cuatro días en Cuba antes de seguir hacia Estados Unidos, también su primera visita a esa nación.

Francisco es el tercer papa que visita Cuba en las últimas dos décadas: Juan Pablo II estuvo en 1998 y Benedicto XVI en 2012.

La cancillería cubana informó que la presidenta argentina Cristina Fernández llegó a Cuba el sábado por la mañana. La mandataria ya había anunciado que viajaría para estar presente durante la visita de Francisco.

Un grupo de unos 100 trabajadores de la empresa Datys, de desarrollo de software, se reunieron la mañana del sábado cerca de la Nunciatura y dijeron que más tarde se colocarían en la calle 31 para ver pasar al papa. A todos les habían dado una merienda con un refresco, un bocadillo y agua.

“Fue muy importante lo que él hizo para las relaciones Cuba-Estados Unidos”, dijo Geoberti Salas, un ingeniero de 45 años. “Para nosotros es un honor irlo a recibir y un estímulo porque vemos que se están dando pasos y esperamos que a partir de esta visita eso se acelere para un mejoramiento”.

Las calles por las que se espera que pase el pontífice lucían ya banderas del Vaticano y de Cuba, así como varios carteles con su imagen y la leyenda “Bienvenido papa Francisco”.

A lo largo del camino que va de La Habana al aeropuerto, los negocios se preparaban para cerrar hacia el mediodía.

“Yo soy católica y yo sí me voy a parar en la puerta porque quiero ver al papa”, dijo Anabel Cotello, de 25 años y trabajadora de la cafetería “El Rápido” sobre la avenida Boyeros.

Comentó que les dijeron que cerraran al mediodía y hasta que el papa pase por ahí, además de que tienen prohibido vender bebidas alcohólicas.

La única actividad pública prevista el sábado es la recepción oficial en el aeropuerto. Luego el papa tiene previsto salir hacia la Nunciatura Apostólica en La Habana, donde se alojará.

El grueso de las actividades en la capital cubana las tendrá el domingo, cuando oficiará su primera misa masiva en la Plaza de la Revolución, acudirá al Palacio de la Revolución, visitará la catedral y se reunirá con religiosos y jóvenes.

Un jesuita argentino, el papa ha sido un crítico de los excesos del capitalismo, algo que ha gustado al presidente cubano, quien incluso comentó este año que si Francisco se mantiene en esa línea, él volvería a la Iglesia católica.

Tanto Castro como el presidente estadounidense Barack Obama han reconocido el papel del papa en el acercamiento reciente entre Cuba y Estados Unidos.

El secretario de Estado pontificio, el cardenal Pietro Parolin, dijo que el Vaticano espera que el restablecimiento de relaciones se traduzca en el levantamiento del embargo que hace más de cinco décadas impuso Washington a la isla.

El exsacerdote brasileño Frei Betto, propulsor en las décadas de 1970 y 1980 de la Teología de la Liberación como opción para los pobres, consideró que Francisco “está haciendo una verdadera revolución” en la Iglesia católica y que ha roto tabúes en algunos temas, como por ejemplo los relacionados con la familias.

Recientemente, por ejemplo, el papa emitió una norma para acelerar y simplificar la nulidad matrimonial. Además se ha pronunciado por que la iglesia acepte a los católicos divorciados que vuelvan a casarse.

Betto dijo que la izquierda latinoamericana “está muy feliz con el papa Francisco”, en buena parte porque “tiene claramente una opción con los pobres y que denuncia las causas de las injusticias, no sólo los efectos”.

___

Los periodistas de The Associated Press Nicole Winfield y Michael Weissenstein contribuyeron para este despacho