Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rousseff teme un “golpe de Estado a la paraguaya”

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff y su par de Colombia Juan Manuel Santos saludan a periodistas durante una ceremonia de bienvenida en el palacio presidencial en Bogotá, Colombia, el viernes 9 de octubre de 2015. Rousseff está en Colombia para una visita oficial de dos días. (AP Foto/Fernando Vergara)

Los presidentes de Colombia y Brasil se reúnen este viernes en Bogotá el marco de la visita de Estado que realiza Dilma Roussef a Colombia con el objetivo impulsar la agenda bilateral.


Publicidad

Tras ser recibida con honores militares en el Palacio de Nariño Juan Manuel Santos y Rouseff revisan la relación bilateral “así como otros asuntos regionales y globales de mayor impacto de la agenda internacional”, informó la cancillería colombiana.

Rousseff se reunirá además con miembros del Senado, la Cámara de Representantes y los presidentes de las Altas Cortes donde se espera que haga un pronunciamiento en favor del proceso de paz que negocia el gobierno colombiano con la guerrilla de las FARC desde hace tres años. La presidenta brasileña llegó a Colombia acompañada de decenas de inversores y asistirá a la clausura del Foro Empresarial Colombia-Brasil.

Antes de viajar, Dilma ha afirmado en una reunión a puertas cerradas que su país vive un “golpe democrático a la paraguaya”, en alusión a la destitución en 2012 del entonces mandatario de Paraguay, Fernando Lugo, según ha informado el diario Folha de São Paulo.

Los comentarios según el diario fueron hechos por Rousseff durante una reunión con sus 31 ministros celebrada el jueves en Brasilia antes de viajar a Colombia, según afirmaron a Folha tres asistentes a esa cita, los cuales no fueron identificados.

En una rueda de prensa posterior a esa reunión, el ministro de Presidencia, Jaques Wagner, criticó que la oposición haga “uso político” de una herramienta jurídica “muy especial” como es el proceso de destitución de un jefe de Estado.

La propia Rousseff, en varias intervenciones públicas en las últimas semanas, ha calificado como “una versión moderna del golpe” los intentos de usar la crisis para llegar al poder, pero por primera vez se habría equiparado a la controvertida destitución de Lugo ocurrida en junio de 2012.

Lugo fue destituido en un juicio parlamentario, contemplado en la Constitución de ese país, por “mal desempeño” de sus funciones, una situación por la que Paraguay fue suspendido temporalmente del Mercosur por considerar sus socios que hubo una “ruptura constitucional”.

El presidente de la Cámara de los Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, es la autoridad responsable de admitir a trámite o denegar las peticiones de abrir procesos de destitución del jefe del Estado y en los últimos meses ha rechazado una decena de solicitudes de esta naturaleza.

Cunha tiene pendiente de análisis por lo menos otros nueve pedidos de apertura de un juicio político contra Rousseff, presentadas por diversos partidos políticos, instituciones y ciudadanos a título individual.

Los opositores le atribuyen a la presidenta responsabilidad por la delicada situación económica que atraviesa el país, así como por los escándalos de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

También le achacan un “delito de responsabilidad” por las maniobras que el Gobierno hizo en 2014 para maquillar el déficit en sus cuentas, lo que podría suponer un argumento legal para apoyar los pedidos de destitución.

El pasado miércoles el Tribunal de Cuentas recomendó la reprobación de estos balances, pero la decisión final depende del Legislativo, donde la coalición oficialista tiene mayoría.

Según la valoración del Gobierno, el supuesto delito de responsabilidad no es suficiente motivo legal para iniciar un proceso de destitución, además teniendo en cuenta que es anterior al actual mandato de Rousseff, que comenzó el pasado 1 de enero. EFE