Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Violentos choques entre israelíes y palestinos por orar en la Tumba de José

Violencia en la Tumba de José, en Neblús, Palestina, el 18 de octubre de 2015. EFE/EPA/ALAA BADARNEH

Jerusalén, 18 oct (EFE).- Una treintena de israelíes fueron atacados en las últimas horas por palestinos cuando trataban de visitar sin la autorización requerida la Tumba de José en el distrito cisjordano de Nablus, informaron hoy fuerzas de seguridad israelíes.


Publicidad

“El Ejército israelí recibió informaciones de que varios vehículos entraron en Nablus para visitar la Tumba (quemada el viernes en un incendio provocado por jóvenes palestinos) y allí surgió un enfrentamiento con residentes palestinos”, explicó a Efe una portavoz militar israelí.

La fuente precisó que el grupo pudo abandonar la zona gracias a la colaboración de la Policía palestina.

La portavoz de la Policía israelí Luba Samri señaló por su parte en un comunicado que el grupo estaba integrado por jóvenes estudiantes de un seminario rabínico de Jerusalén y que cinco de ellos resultaron heridos en el suceso y otros cinco fueron detenidos y puestos bajo disposición policial, entre ellos tres menores.

Los atacantes quemaron uno de los vehículos de la comitiva israelí.

La Policía reiteró que está prohibida la entrada de israelíes en “zona A”, donde la Autoridad Nacional Palestina (ANP) tiene completo control administrativo y de seguridad, y que quienes lo hacen ponen en peligro su vida.

En la actual situación de violencia han muerto ya 7 israelíes y 42 palestinos, y cerca de la mitad de estos últimos han sido autores de ataques consumados o frustrados y de casos en los que las versiones son contradictorias.

En la madrugada del viernes un grupo de más de un centenar de palestinos prendió fuego a la Tumba del patriarca José (norte de Cisjordania), venerada desde hace siglos por cristianos, judíos y musulmanes, en un suceso que fue condenado por el presidente palestino, Mahmud Abás y por la comunidad internacional. El relato del Antiguo Testamento sobre José es famoso por su interpretación de los sueños del Faraón.

El Ejército israelí se retiró del sitio en septiembre 2000 al principio de la segunda intifada y desde entonces quedó en manos de la ANP.

Israel, sin embargo, aún supervisa en coordinación la autoridad palestina el acceso de fieles judíos para rezar en el lugar del cenotafio donde se venera al bíblico patriarca mencionado en el Antiguo Testamento, unas visitas que muchos palestinos consideran una provocación. EFE