Ecuador. Viernes 26 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cristina amenaza que seguirá su trabajo “con más fuerza que nunca”

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner habla un acto a las puertas de la sede del Ejecutivo, frente a miles de militantes kirchneristas que han colmado la Plaza de Mayo, hoy, miércoles 9 de diciembre de 2015, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni

La presidenta saliente de Argentina, Cristina Fernández, cuestionó hoy la medida judicial que determinó que su mandato caduca en la medianoche de este miércoles y habilita a que haya un mandatario provisional, por doce horas, hasta que el opositor Mauricio Macri preste juramento como nuevo jefe de Estado este jueves.

“No lo merecía ningún argentino”, dijo Fernández en un acto a las puertas de la sede del Ejecutivo, frente a miles de militantes kirchneristas que han colmado la Plaza de Mayo para despedir a quien gobernó el país por ocho años.

“A las doce me convierto en calabaza”, ironizó Fernández.

La mandataria saliente criticó a la Justicia, que hoy, ante un pedido de medida cautelar presentado por el frente conservador Cambiemos, que lidera Macri, determinó que el mandato de Fernández concluye al filo de la medianoche de este miércoles, y no el jueves, al momento en que Macri preste juramento ante la Asamblea Legislativa.

La medida judicial habilita al presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, integrante de Cambiemos, a ejercer temporalmente la Presidencia de Argentina hasta que Macri jure en el Congreso este jueves, en horas del mediodía.

“La verdad que he visto muchas medidas cautelares. Pero en mi vida pensé que iba a haber un presidente cautelar durante doce horas en mi país”, dijo Fernández ante miles de personas en la Plaza de Mayo.

La mandataria saliente dijo que le “dolió” y le “costó mucho” ver “un presidente en una sentencia judicial al que nadie había votado”.

Cambiemos acudió a la Justicia tras varios días de insólita puja entre Fernández y Macri por el sitio donde debían entregarse el bastón de mando y la banda presidencial.

“Me hubiera gustado poder entregar los atributos del mando ante la Asamblea Legislativa, máximo órgano popular y federal de nuestro país”, dijo Fernández.

Macri recibirá finalmente los atributos en la Casa Rosada, como lo reclamaba, y se los entregará Pinedo.

Fernández sostuvo que “violentar la Constitución y poner presidentes por resolución judicial no es una cuestión banal” y señaló que mientras se discute por el bastón, “nos siguen pasando elefantes por detrás”.

“La tarea sigue. El lugar natural de un militante no tiene que ser el gobierno, el lugar natural de un militante siempre es junto al pueblo, a la gente”, había dicho minutos antes Fernández en la sede del Ejecutivo.

“Pido que Dios ilumine a toda la dirigencia argentina, a quienes van a tener la responsabilidad de gobernar el país, que piensen en este mundo nuevo, que cuiden a laArgentina, porque no hay lugar seguro en el mundo y tenemos que tener la claridad y la inteligencia de saber que tenemos que poner los intereses del país por sobre todo alineamiento de afuera”, sostuvo.

“Creo que el trabajo sigue con más fuerza que nunca”, insistió Fernández en el acto, al que asistieron el presidente de Bolivia, Evo Morales, sus ministros, miembros de organizaciones de derechos humanos, su hijo Máximo y su pequeño nieto Néstor Iván, entre otros.

Fernández afirmó que en distintos países de la región “se intenta, y en algunos casos se logra, cambiar lo que fue y lo que es y lo que seguirá siendo: la conquista de derechos, avances y progresos logrados con dificultades”.

Estoy convencida de que la gente va a defender cada uno de esos derechos adquiridos durante esta década y durante estos doce años, más allá de las marchas y contramarchas que tiene la historia en la región”, sostuvo.

Aseveró que “hay una agenda que desde afuera se ha escrito para la región” y que, según su visión, “pivotea” sobre “tres ejes fundamentales”, uno político, una “hegemonía mediática” en la “batalla de las ideas” y un tercero al que denominó como “partido judicial”, un “trípode” sobre el cual “se opera en los distintos países de la región”.  EFE (I)

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner pronuncia un discurso en un acto donde desveló un busto del expresidente de Argentina Néstor Kirchner hoy, miércoles 9 de diciembre de 2015, en la casa Rosada de Buenos Aires(Argentina) EFE/Juan Ignacio Roncoroni

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner pronuncia un discurso en un acto donde desveló un busto del expresidente de Argentina Néstor Kirchner hoy, miércoles 9 de diciembre de 2015, en la casa Rosada de Buenos Aires(Argentina) EFE/Juan Ignacio Roncoroni