Ecuador. Jueves 25 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Temiendo choque cultural, alemanes enseñan costumbres a refugiados

Esta foto suministrada por Bayerischer Rundfunk muestra una imagen del folleto online publicado por la televisora pública alemana que muestra, con dibujos sencillos, a los recién llegados cómo saludarse. Este tipo de asesoría es común en varias guías publicadas estos días en Alemania en diversos idiomas, con el fin de evitar choques culturales entre residentes locales e inmigrantes. (Bayerischer Rundfunk vía AP)

BERLIN, Alemania (AP) — La primera impresión es importante para cualquier cultura y Alemania tiene mucho interés en que los refugiados procedentes de países musulmanes y conservadores, les vaya bien en su nuevo país y den una buena impresión.

“Los hombres y las mujeres se saludan con un hola y se despiden con un adiós, mientras estrechan sus manos y se miran a los ojos”, dice un folleto instructivo online dirigido a los refugiados, muchos que provienen de países donde los hombres y las mujeres que no se conocen, no se pueden tocar.

También aborda temas más sensibles: “En Alemania, a los homosexuales se les permite demostrar su preferencia sexual en público”.

Recomendaciones como ésta son transmitidas por la cadena pública de radio Bayerischer Rundfunk y se han convertido en artículo de primera necesidad con un auge de libros que explican cómo es la vida en Alemania a fin de evitar que los nuevos inmigrantes tengan un choque con la cultura y los habitantes del país. Menospreciadas al principio, estas guías han ganado popularidad e importancia tras una serie de robos y agresiones sexuales que se registraron durante las celebraciones de Año Nuevo en la ciudad occidental de Colonia.

Las autoridades han hecho un llamado para no responsabilizar a todos los inmigrantes de las acciones de un grupo relativamente pequeño de hombres, descritos como de origen “árabe del norte de África”. Pero los ataques han alimentado un creciente debate sobre la manera de integrar al más del millón de personas que han solicitado asilo que llegaron a Alemania el año pasado.

“Los alemanes son extraños, a veces”, explica otro folleto ilustrado, producido por una sección regional del Partido de Izquierda. “Tenemos nuestras peculiaridades, y, sobre todo, tenemos reglas”.

Entre esas reglas, la guía explica, se encuentra la de separar la basura orgánica de la inorgánica, llegar a tiempo a las citas y abstenerse de orinar en público. “Los árboles sólo necesitan agua de lluvia. Para todo lo demás, están los salones de descanso”, dice.

El folleto, de 30 páginas, titulado en inglés “Germans be like” (así son los alemanes) también explica lo que está permitido. Las mujeres, por ejemplo, no tienen que llevar velo, y la pesca está permitida si se obtiene una licencia para hacerlo.

Provenientes de sociedades conservadoras, los refugiados fácilmente podrían experimentar un choque cultural en Alemania, un país donde la cerveza y la carne de cerdo están a la orden del día y vestirse ligero de ropas en el verano es muy común. En contraste, ha habido poco debate acerca de lo que los recién llegados pueden aportar a la cultura alemana.

Los inmigrantes que viven en un centro comunitario en el barrio berlinés de Wilmersdorf, afirmaron estar dispuestos a dejar de lado sus prejuicios.

“La forma de pensar, y el modo de vida aquí es diferente”, dijo Addis, que sólo dio ese nombre porque teme que su familia, que vive en Eritrea, sufra represalias si se enteran que salió huyendo del país. “Por ejemplo, lo del matrimonio gay es chocante, pero tenemos que adaptarnos y aprender a ir con la marea”.

De 35 años, esta ex trabajadora social dice que a los jóvenes refugiados les resultará más fácil adaptarse que a las personas mayores, y destacó la importancia de hacer amigos alemanes.

Una de las primeras ciudades en publicar la guía para refugiados en octubre pasado fue Hardheim, una pequeña ciudad a unos 75 kilómetros (50 millas) al sureste de Frankfurt. En ese momento, los funcionarios se vieron obligados a defenderse contra quienes consideraron la guía un tanto condescendiente o, en el peor de los casos, un derroche de dinero público.

“Las directrices no pretenden intimidar a nadie, sino facilitar a los ciudadanos y a los solicitantes de asilo el vivir juntos”, dijo en su momento el alcalde Volker Rohm a la agencia de noticias DPA. Este pueblo, de unas 4.600 personas, recibió a 1.000 refugiados, lo que provocó algunas fricciones.

“Las niñas y mujeres jóvenes se sienten acosadas cuando alguien se les acerca y les pide su teléfono o su perfil en Facebook”, dice la guía. “Por favor, no lo haga”.

Aunque grupos de extrema derecha en particular, han recopilado informes de acoso sexual en contra de mujeres alemanas de parte de los inmigrantes recién llegados, no todos ciertos, Alemania se vio sacudida por la escala y la naturaleza de los ataques que tuvieron lugar en Colonia y otras ciudades durante el Año Nuevo.

Casi mil mujeres presentaron denuncias por lo sucedido, más de la mitad argumentando que fueron víctimas de agresiones sexuales. Las autoridades han identificado a 35 sospechosos, de los cuales 32 provienen del norte de África, entre ellos algunos solicitantes de asilo.

El zar de la integración de Alemania condenó los ataques, pero rechazó la idea de los ataques no constituyeran un delito.

“Esto no es un tema de incomprensión cultural, es una fechoría”, dijo el zar Aydan Ozoguz en un correo electrónico enviado a The Associated Press. “No se puede responder a esto con unos cursos de integración, sólo con el castigo y la deportación, si es necesaria”.

Aun así, Ozoguz cree apropiado poner un mayor énfasis en los roles de género, tanto en cursos de integración como en las escuelas, ya que la violencia sexual es una característica de la sociedad alemana también

Entre los 14 consejos para los inmigrantes que transmite la cadena de radio Bayrischer Rundfunk está el siguiente: “las mujeres deben ser respetadas sin importar lo que lleven puesto”, o “los niños no deben ser golpeados”.

Markus Huber, portavoz de la emisora, dijo que la guía se elaboró consultándola con los inmigrantes y que ha sido bien recibida por ellos. Las guías, disponibles en internet en alemán, inglés y árabe, han sido vistas por más de 1,1 millones de veces desde octubre, dijo.

La guía también resalta consecuencias nefastas que trae el romper una de las reglas.

“Los conflictos no deben ser resueltos con la violencia”, dice, porque se puede terminar en una cárcel, lo que también “presenta desventajas para la solicitud de asilo”.

Mohammed, una maestra de escuela primaria de la ciudad siria de Hama y que ahora vive en Berlín, no duda de que la mayoría de los refugiados aceptarán las reglas alemanas, especialmente teniendo en cuenta los países devastados que han dejado en su pasado.

“En Alemania hay muchas reglas pero, al final, las reglas ayudan a la gente”, dijo Mohammed, quien también teme repercusiones para su familia si su apellido es publicado. “Algunas de las reglas son difíciles de cumplir pero ayudan a la gente a vivir en sociedad”. (I)

Por FRANK JORDANS, Associated Press