Ecuador. Martes 23 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En elecciones de EEUU, empresas en la sombra y mucho dinero

Marco Rubio y su familia Foto: gannett-cdn.com

WASHINGTON (AP) — El dinero de campaña de origen poco claro ha vuelto a la campaña electoral en Estados Unidos. Y más de 4 millones de dólares de lo que recibieron los grupos externos de apoyo a candidatos procedían de donantes desconocidos u ocultos.

Los súper comités de acción política son plataformas independientes, conocidos en Estados Unidos como SuperPAC. Grupos que ayudan a aspirantes a la presidencia como Marco Rubio o Hillary Clinton recibieron recientemente grandes cheques de corporaciones opacas u organizaciones sin ánimo de lucro, que no están obligadas a revelar el nombre de sus benefactores.

Una plataforma de apoyo a Rubio, senador republicano por Florida, recibió dinero de empresas con nombres crípticos como “IGX LLC” (500.000 dólares) o “TMCV #2 LLC” (90.000 dólares). Associated Press siguió la pista de IGX hasta un inversor de Nueva York, y de la otra entidad hasta un multimillonario de Idaho.

Mientras tanto, el grupo de tendencia demócrata American Bridge 21st Century informó de más de 1,5 millones de dólares donados por su filial sin ánimo de lucro, que no tiene que identificar a sus donantes. American Bridge, que dijo haber utilizado el dinero para pagar gastos compartidos como arrendamiento y personal, fue fundada por el partidario de Clinton David Brock.

Estas contribuciones cuantiosas son un recordatorio de decisiones en tribunales federales en los últimos años que suavizaron las leyes sobre financiación de campañas. Los cambios pueden hacer más difícil saber quién respalda de verdad a los candidatos y qué favores o influencia se les podrían deber si su aspirante es elegido.

Un análisis de Associated Press sobre los nuevos datos de financiación de campaña reveló que en los últimos tres meses de 2015, más de dos docenas de grupos opacos dieron al menos 50.000 dólares a los SuperPAC. Al menos la mitad de esas entidades tenían nombres no reconocibles y correspondían a fondos familiares, grupos de bienes raíces o empresas desconocidas.

Las contribuciones secretas no son nada nuevo. En 2011, un grupo entonces misterioso dio un millón de dólares a una plataforma de apoyo al entonces aspirante a la presidencia Mitt Romney. El grupo lo formó un ejecutivo de una antigua compañía de Romney, y más tarde el excolega admitió que estaba detrás de la donación.

En esta ocasión, la falta de favoritos claros hace que circule más dinero, especialmente durante la disputada campaña de primarias. Mucho del dinero de las plataformas de apoyo se ha dedicado por ahora a costosas campañas de propaganda, entre otros gastos.

La donación opaca más grande en el periodo fueron los 500.000 dólares de IGX para Conservative Solutions, que apoya a Rubio. AP descubrió que esa donación procedía de Andrew Duncan de Brooklyn, Nueva York, que se describe como inversionista y es propietario de IGX. Su empresa aparecía en una donación anterior a Rubio.

Duncan ayudó a celebrar un acto de recaudación para Rubio el pasado octubre, menos de dos semanas antes de la donación de 500.000 dólares. El propio Duncan aparece en el sitio web de campaña de Rubio como seguidor que prometió “comprar un billete de avión a Marco”. Al menos la mitad de sus 40.000 dólares en donaciones desde 2012 fueron a parar a candidatos demócratas, incluida una donación de 2.700 dólares el pasado mayo a la campaña de Clinton.

Rubio ha dicho que es importante que la gente conozca el origen del dinero de campaña.

“Creo que mientras la gente sepa quién le da dinero a uno, y por qué, la gente puede tomar una decisión sobre por qué uno hace lo que hace”, dijo en septiembre en un acto de campaña en New Hampshire.

Duncan, que dijo haber trabajado como ejecutivo de tecnología e invertido en varias producciones de cine, admitió en correos electrónicos con AP ser la fuente de la donación al comité. Duncan, que financia esfuerzos proderechos humanos en China, dijo admirar el trabajo de Rubio en ese campo y que había enmascarado su donación con IGX porque le preocupaban las represalias.

Incluso los contribuyentes habituales, cuyos nombres aparecen en otros datos de la Comisión Federal de Elecciones, donaron a través de entidades cuyos nombres parecían sacados de una sopa de letras.

Un donante conservador de estas plataformas independientes, Frank VanderSloot, de Idaho, dio 150.000 dólares en su nombre a Conservative Solutions. Pero los registros indican que dos empresas relacionadas con él dieron otros 175.000 dólares a la misma agrupación, que por ahora ha gastado 14,8 millones de dólares en anuncios en esta campaña, según la firma de seguimiento de publicidad Kantar Media.

Una de esas empresas, TMCV LLC, posee una propiedad de desarrollo de negocios en Utah, donde los registros de propiedad se comparten con la compañía de VanderSloot Riverbend Ranch en Idaho Falls, Idaho. Y NG Montana LLC, que también contribuyó con 85.000 dólares a Conservative Solutions, tiene la misma dirección de Idaho en los registros financieros federales de campaña.

En una entrevista, VanderSloot confirmó estar detrás de las contribuciones pero negó que estuviera intentando ocultar el dinero. El magnate señaló que la plataforma se había puesto en contacto con él en diciembre pidiendo más donaciones, y “ahí era donde teníamos efectivo en ese momento”.

“Esperen a este año”, dijo VanderSloot. “Vamos a mandar montones. Esto era calderilla”.

Un SuperPAC que apoya al republicano John Kasich, gobernador de Ohio, recibió dinero del promotor de bienes raíces neoyorquino Peter S. Kalikow, exeditor del New York Post. Dio 125.000 dólares a través de HJK LLC, una empresa registrada a nombre de la firma de Kalikow HJ Kalikow and Co.

HJK es simplemente una forma en la que el empresario decide hacer donaciones, dijo su portavoz Martin McLaughlin.

“No es un misterio que Peter Kalikow apoya a candidatos republicanos”, señaló. (I)

Por JACK GILLUM, Associated Press
STEPHEN BRAUN y CHAD DAY, Associated Press