Ecuador. Viernes 21 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Se estrella un avión de combate libio en una zona yihadista próxima a Bengazi

Ben Guerdane (Tunisia), 06/02/2016.- Tunisian Defense minister Farhat Horchani (C) attends a presentation of the anti-jihadi fence, near Ben Guerdane, eastern Tunisia, close to the border with Libya, 06 February 2016. Tunisian Defense Minister Farhat Horchani inspected the first completed part of the 196-kilometer ditch, which aims to render the entire border impassable by vehicles. (Libia, Túnez) EFE/EPA/MOHAMED MESSARA

Trípoli, (EFE).- Un avión de combate MIG-23 de la Fuerza Aérea leal al gobierno de Tobruk se estrelló anoche en una zona controlada por milicias yihadistas en el extrarradio de Bengazi, la segunda ciudad de Libia, informaron hoy a Efe fuentes de Seguridad.


Publicidad

Según su relato, el caza se estrelló por causas todavía desconocidas y el piloto pudo salvarse al accionar el asiento propulsor.

El diario “Libya Herald”, afín al gobierno con sede en la ciudad de Tobruk, detalló, por su parte, que el piloto ya estrelló un avión similar en enero.

Este es el segundo caza que del llamado Ejército regular libio que se estrella en los últimos días, después de que otro MIG-23 cayera en los alrededores de la ciudad de Derna, bastión de la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el este del país.

Entonces, las autoridades libias aseguraron que se trató de un accidente, mientras que los yihadistas aseguraron, por su parte, que lo habían derribado.

Libia es un Estado fallido, víctima de la guerra civil y el caos, desde que en 2011 la comunidad internacional apoyara militarmente el alzamiento rebelde contra la dictadura de Muamar el Gadafi.

Desde las últimas elecciones, el poder está dividido entre Tobruk y Trípoli, con dos gobiernos a los que apoyan distintos grupos islamistas, señores de la guerra, líderes tribales y contrabandistas de armas, petróleo, personas y drogas.

Del enfrentamiento se aprovechan grupos yihadistas vinculados al EI y a la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico, que han ganado terreno y extendido su influencia al resto del norte de África.

Hace tres semanas, los grupos yihadistas lanzaron una ofensiva para tratar de hacerse con el control de los puertos petroleros de Sidrá y Ras Lanuf, los más importantes del país, que tienen desde entonces bajo asedio.

Además, han abierto nuevos frentes en Bengazi y en la ciudad de Sirte, escenarios desde hace días de bombardeos y combates. EFE

(I)