Ecuador. Miércoles 24 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fernández citada a tribunales; ya no parece intocable

La expresidenta argentina Cristina Fernández saluda a sus partidarios afuera de su apartamento antes de dirigirse a los tribunales en Buenos Aires, el miércoles 13 de abril de 2016. Fernández fue citada a declarar por supuesto fraude al Estado, mientras miles de seguidores le manifestaron su apoyo. (Foto AP/Victor R. Caivano)

BUENOS AIRES, Argentina (AP) — Las denuncias de corrupción abundaron durante los dos períodos de gobierno de Cristina Fernández, pero la mayoría no prosperaron.

La aguerrida líder populista que a menudo criticó duramente a cualquiera que cuestionase su estilo de conducción y su ética, no obstante, luce cada vez más vulnerable. La semana pasada un fiscal federal pidió que fuese incluida en una investigación de lavado de dinero.

Su exsecretario de transporte y un empresario muy allegado a su familia fueron detenidos en investigaciones separadas de corrupción que podrían terminar implicándola a ella. Se reactivó además una investigación separada de posible lavado de dinero usando hoteles de su familia.

Para completarla, fue llamada a declarar el miércoles en relación con una supuesta manipulación de la divisa argentina. Será la primera vez en que debe presentarse ante los tribunales para presentar una descarga en una causa en su contra.

“Esta vez fue súbito”, dijo Sergio Berensztein, un analista político y encuestador. “Hace cuatro meses Cristina seguía siendo una de las personas más poderosas de la Argentina y ahora ha perdido su poder de manera inmediata”.

Fernández fue sucedida en la presidencia por un rival conservador, Mauricio Macri, exalcalde de Buenos Aires e hijo de uno de los empresarios más ricos del país.

Fernández y su finado esposo y predecesor, Néstor Kirchner, fueron los líderes políticos más dominantes que tuvo Argentina en décadas y muchos les reconocen haber sacado al país de la peor crisis económica de su historia en el 2001. Pero sus detractores afirman que sus políticas sociales contribuyeron a generar una espiral inflacionaria y critican la combativa retórica de ella, el enriquecimiento personal de la pareja y el que se hayan visto salpicados por varios escándalos. Ella siempre desestimó las acusaciones diciendo que eran mentiras de la prensa o difamaciones de sus enemigos que buscaban restarle méritos a los logros en los 12 años que ella o su marido estuvieron en el poder.

Si bien la justicia le respira cada vez más cerca, Fernández no ha sido procesada por delito alguno por ahora. Cuando el año pasado decidió no postularse a cargo público alguno, como senadora, lo que le hubiese generado ciertas inmunidades, sus partidarios dijeron que no tenía nada que esconder. Fernández completó dos mandatos y no podía postularse a un tercero por ley.

Desde que Fernández entregó el poder en diciembre, el nuevo gobierno prometió combatir la corrupción y analistas dicen que los jueces sienten que tienen mayor independencia ahora para sacar adelante causas contra la expresidenta y su círculo íntimo de colaboradores sin temor a represalias.

“Cuando ella era la presidenta ejercía muy duro el poder y tenía a todo el mundo asustado”, dijo Berensztein. “Pero el miedo que había se ha disipado”.

El empresario argentino Lázaro Báez, centro, es detenido por la policía en el marco de una causa por presunta malversación y lavado de dinero en un aeropuerto de las afueras de Buenos Aires, el 5 de abril de 2016. Báez, que obtuvo grandes contratos bajo la presidencia de Cristina Fernández y su difunto esposo y predecesor Néstor Kirchner, se negó a declarar en una audiencia cerrada el miércoles 6 de abril de 2016. (AP Foto/Agustin Marcarian)

El empresario argentino Lázaro Báez, centro, es detenido por la policía en el marco de una causa por presunta malversación y lavado de dinero en un aeropuerto de las afueras de Buenos Aires, el 5 de abril de 2016.  (AP Foto/Agustin Marcarian)

Un amigo otrora intocable de los Kirchner fue detenido la semana pasada al aterrizar en su jet privado en el aeropuerto de Buenos Aires. Lázaro Báez, un exempleado bancario que es hoy un empresario millonario, está acusado de lavado de dinero y desfalco por valor unos 5 millones de dólares. Se negó a declarar ante un juez y está preso.

Los fiscales se interesaron en Báez tras una investigación periodística del 2013 en la que se lo presentó como un testaferro que Kirchner usó para lavar dinero.

Los argentinos están acostumbrados a los escándalos de corrupción que no se resuelven porque quedan empantanados en el lento sistema legal de Argentina. Pero incluso en un país que figuró 107mo entre 167 naciones en el índice anual de corrupción de Transparencia Internacional el año pasado, muchos argentinos se mostraron asombrados ante las recientes imágenes de uno de los hijos de Báez y de otras figuras que contaban pilas de billetes en una financiera que está siendo investigada.

Los fiscales han dicho que están estudiando las transacciones de varios hoteles propiedad de la familia Kirchner en la provincia sureña de Santa Cruz, donde vive Fernández desde que dejó la presidencia. Versiones de prensa locales dicen que los hoteles están generalmente vacíos, lo que hace que la gente se pregunte cómo generan los ingresos que reportan.

Fernández sigue siendo bastante popular en Argentina. El lunes regresó a Buenos Aires para presentarse a declarar dos días después. Se sospecha que fue parte de un plan para mantener el peso alto mediante la venta de dólares a un precio por debajo del valor de mercado, causándole al estado una pérdida del equivalente a más de 5.000 millones de dólares al cambio actual. Las ventas hicieron que las reservas del Banco Central quedasen muy bajas.

El expresidente Carlos Menem fue condenado a prisión en conexión con una venta ilegal de armas pero sus fueros como senador por el peronismo todavía lo protegen ya que en el Congreso no se ha iniciado ningún juicio político en su contra. Hace poco se negó a declarar en un caso en el que se lo acusa de entorpecer la investigación del peor ataque terrorista sufrido por Argentina.

Macri, quien prometió erradicar la corrupción durante su campaña electoral, causó conmoción al verse involucrado en dos empresas offshore, incluida una mencionada en los “Panamá Papers”. El mandatario dijo la semana pasada que crearía una cuenta de fideicomiso para que sus finanzas fuesen transparentes y se ha mostrado muy cauteloso en sus comentarios sobre Fernández.

Cuando se le preguntó por ella en una entrevista con la Associated Press el mes pasado, Macri hizo notar que no había sido acusada de nada. Pero agregó que no frenaría investigación alguna.

___ (I)

 

En este despacho colaboraron la reportera de la Associated Press Débora Rey y el videoperiodista Leonardo La Valle.

___