Ecuador. Domingo 26 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Ejército sirio se desvincula de ataque a desplazados y acusa a terroristas

Esta foto difundida por el grupo activista opositor sirio Ariha Today, autenticada con información obtenida por la Associated Press, muestra la escena tras la caída de un avión de guerra del gobierno en el centro de Ariha, en el noroeste de Siria, lunes 3 de agosto de 2015. (Ariha Today via AP)

El Ejército sirio negó hoy cualquier implicación en el bombardeo de ayer a un campo de desplazados internos próximo a la frontera con Turquía, que causó 28 muertos, del que acusó a “grupos terroristas”.

Publicidad

En un comunicado, publicado en medios de comunicación oficiales, la Comandancia Suprema de las Fuerzas Armadas sirias afirmó que “hay informaciones de que algunas organizaciones terroristas han comenzado recientemente, y bajo la supervisión de partes extranjeras conocidas, a golpear blancos civiles de forma deliberada”.

Señaló que objetivo de esos actos es “ocasionar el mayor número de muertos civiles para luego acusar al Ejército Árabe Sirio”.

A su juicio, otra de las metas es usar ese tipo de acciones para “presionar en el proceso político y encubrir el estado de confusión, frustración y fracaso originado por las victorias logradas por el Ejército en su lucha contra los terroristas”.

El Observatorio señaló ayer que aviones de guerra bombardearon un campamento de desplazados, cerca del pueblo de Sarmada, en el norte de la provincia septentrional de Idleb, pero no precisó el origen de los aparatos.

Por su parte, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, aseguró hoy en un comunicado que el régimen de Bachar al Asad está detrás de ese ataque contra el campamento de Kamuna y elevó el número de fallecidos a treinta.

La CNFROS condenó “el silencio de la comunidad internacional, que representa una complicidad directa con la guerra de Al Asad contra los civiles en Siria, ya que es interpretado por el régimen como una luz verde para matar más y más sirios”. EFE (I)