Ecuador. Lunes 27 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Oposición venezolana afirma que revocatorio depende de la “presión” popular

El opositor Carlos Ocariz, vocero de la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para la solicitud del revocatorio, aseguró hoy que, pese a que el Gobierno venezolano insista en que el proceso no se celebrará, el referendo presidencial dependerá de la “presión” que ejerzan sobre las autoridades.

Publicidad

“Hay un Poder Electoral que, en teoría, es autónomo e independiente, a ese Poder Electoral es al que hay que obligar a que cumpla con su deber de ratificar el derecho del pueblo al referendo”, dijo el también alcalde del municipio Sucre de Caracas en una entrevista con el canal privado Globovisión.

“La MUD ha anunciado que va a seguir presionando”, dijo para referirse a un plan de la alianza de partidos, que ha dicho que presionarán con manifestaciones en las calles al Consejo Nacional Electoral (CNE).

El burgomaestre sostiene que las autoridades del Estado venezolano se oponen a un revocatorio que pueda terminar con el mandato de la Presidencia de Nicolás Maduro, “pero no depende de ellos, depende del pueblo”.

“Depende del pueblo con la presión popular, depende del pueblo con la organización popular de manera pacífica para lograr que los poderes públicos funcionen”, indicó.

El oficialismo ha dicho en reiteradas oportunidades que los opositores no podrán solicitar el referendo revocatorio con el que esperan acortar el mandato de Maduro porque, aseguran, no cuentan con el tiempo suficiente para que los plazos de la solicitud se den este mismo año, y porque las firmas serían fraudulentas.

El chavismo sostiene que se requiere de 243 días para cumplir con el cronograma de un proceso revocatorio, lo que excede de la cantidad de días que restan de este año, por lo que de concretarse, el referendo se haría en el primer trimestre de 2017.

Ocariz aseguró que las declaraciones del oficialismo sobre este proceso se dan porque “los poderosos no quieren que el pueblo se cuente”, pero que lo importante “es la organización popular para evitar que los poderosos quieran eternizarse en el poder”.

La oposición está urgida de que el trámite se celebre este mismo año, único periodo en el que es posible remover a Maduro y a su Gobierno.

La ley establece que si el jefe de Estado es revocado en la mitad de su mandato -momento en el que se encuentra Maduro ahora-, las autoridades deberán convocar a nuevas elecciones, pero si el cese ocurre en los dos últimos años de su Gobierno, será sustituido por su vicepresidente que concluiría periodo, en este caso, en 2019. EFE (I)