Ecuador. Miércoles 18 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Lavrov afirma que Rusia seguirá con su apoyo al este prorruso de Ucrania

Rusia no abandonará el este de Ucrania y no dejará de prestar apoyo -político, económico y humanitario- a los territorios rusoparlantes del este de Ucrania controlados por los separatistas prorrusos, afirmó hoy el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Publicidad

“Nosotros no abandonamos el este de Ucrania, no lo olvidamos y lo apoyamos, y no sólo políticamente: con ayuda humanitaria, la resolución de problemas económicos y del día a día”, dijo Lavrov en un línea directa retransmitida por la web del diario Komsomólskaya Pravda, en la que respondió a preguntas de ciudadanos y periodistas.

A la pregunta telefónica de dos habitantes de la región ucraniana de Donetsk, que pidieron a Moscú que no deje de defender sus aspiraciones, Lavrov aseguró queRusia ayuda y ayudará a las zonas sublevadas hace poco más de dos años contra Kiev.

Al mismo tiempo, recordó que la exigencia de Ucrania de garantizar la seguridad en el este del país mediante una misión policial internacional ni está incluida en los Acuerdos de paz de Minsk ni será aceptada nunca por los habitantes del Donbass, zona que agrupa a las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk.

“No lo contemplan los Acuerdos de Minsk. El Donbass no lo aceptará nunca. Y según los Acuerdos de Minsk, todos los pasos para resolver (el conflicto) deben ser consultados” con las autoridades prorrusas, subrayó el jefe de la diplomacia rusa.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, sin embargo, ha convertido esta misión “en un tema fundamental” que vincula al cumplimiento por parte de Kiev de los compromisos políticos adquiridos por Ucrania en el marco de los acuerdos.

Más de un año tras la firma del documento, Kiev y los separatistas han sido incapaces de mantener el alto el fuego pese a las numerosas treguas adoptadas una tras otra en el marco del llamado Grupo de Contacto para Ucrania, único foro de diálogo en el que los dos bandos se sientan a la misma mesa.

Tampoco hay acuerdo en lo relativo a la convocatoria de elecciones locales en 2016 para las zonas controladas por los prorrusos.

Rusia y los rebeldes acusan a Ucrania de negarse a aplicar la parte política de los acuerdos: reforma constitucional, descentralización, amnistía y concesión de un estatus especial a las zonas controladas por los separatistas.

Mientras, Kiev se niega a reconocer la legitimidad de las autoridades sublevadas y exige a Moscú que retire a sus soldados del este de Ucrania, así como que entregue a los militares ucranianos el control de toda la frontera entre ambos países. EFE (I)

Publicidad