Ecuador. Miércoles 28 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Europa responde al Reino Unido que quiere que se vaya cuanto antes

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se seca la frente antes de dar una conferencia de prensa en las instalaciones de la Unión Europea en Bruselas el miércoles 22 de junio de 2016. Los votantes en el Reino Unido votaron el jueves en un referendo para abandonar la Unión Europea. (AP Foto/Virginia Mayo)

Bruselas, 24 jun (EFE).- Los líderes de las instituciones de la Unión Europea (UE) y de los Estados miembros admitieron hoy que el proyecto europeo ha recibido un revés sin precedentes con la decisión de Reino Unido de salir de los Veintiocho, y confiaron en que el “divorcio” se produzca cuanto antes para evitar más daños.

Publicidad

La reacción conjunta de las instituciones se hizo esperar hasta pasado el mediodía, y se concretó en un escueto comunicado de los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro holandés, Mark Rutte, que preside este semestre el Consejo de la UE.

“Esperamos ahora del Gobierno británico que aplique la decisión de los británicos cuanto antes, con independencia de lo doloroso que pueda ser el proceso. Cualquier retraso prolongaría innecesariamente la incertidumbre”, señalaron los responsables europeos tras su reunión mantenida en la sede del Ejecutivo comunitario.

Como un amigo traicionado, la UE reiteró a Londres que no le dará una nueva oportunidad, o como dice el comunicado conjunto, “no habrá una renegociación”, aunque dejó claro que espera mantener una buena relación futura por el bien de ambas partes.

“Esperamos tener al Reino Unido como un socio cercano a la UE, también en el futuro”, señalaron los líderes de las instituciones, que confiaron en que el Reino Unido formule sus propuestas en ese contexto.

A diferencia de la mayoría de líderes comunitarios y de los ministros de Asuntos Exteriores y Europeos, que hoy se reunieron en un consejo de Asuntos Generales en Luxemburgo, Juncker, Schulz, Tusk y Rutte no hicieron mención a las lecciones a extraer del voto británico ni a la necesidad de cambios en los aún Veintiocho.

“Nos mantendremos fuertes y preservaremos los valores fundamentales de la UE de promoción de la paz y del bienestar de sus gentes” dijeron, y subrayaron que “la UE de 27 Estados miembros continuará. La Unión es el marco de nuestro futuro político común”.

Tusk sí dijo en una declaración leída que ha propuesto a los líderes reflexionar sobre el futuro.

Desde sus respectivas capitales, los líderes de la UE reconocieron sin tapujos que la salida de Reino Unido daña los cimientos del proyecto comunitario.

“El brexit es un golpe para Europa y para al proceso de unificación europea”, admitió hoy la canciller alemana Angela Merkel, mientras que el presidente francés, François Hollande, señaló que Europa afronta una dura prueba y opinó que “hacen falta cambios profundos”.

El primer ministro belga, Charles Michel, señaló que “el “brexit” es una bofetada para el proyecto europeo”.

Hollande, por su parte, anunció que el lunes abordará la situación junto a la canciller alemana y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, para preparar el Consejo Europeo del martes.

Los ministros emplearon un tono autocrítico, e incidieron todos ellos en que quizá la UE está fallando a la hora de demostrar que es capaz de responder a las necesidades de los ciudadanos.

“Lo que hay que hacer no es seguir como si nada, sino examinar las preocupaciones reales de los ciudadanos, los empleos, la seguridad y la inmigración, es el tipo de respuesta que buscamos”, opinó el titular holandés de Exteriores, Bert Koenders.

De cara a los días próximos uno de los asuntos que puede suscitar más discusiones entre el Reino Unido y el resto de Estados miembros es el momento en que se notificará formalmente la salida de ese país de la UE.

El primer ministro británico, David Cameron, pretende dimitir en octubre y ha dicho que será el próximo mandatario el que deberá decidir si pide activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el proceso de la retirada de un Estado miembro de la UE.

Pero los líderes de las principales instituciones comunitarias insistieron en que están “listos para iniciar rápidamente las negociaciones con el Reino Unido con respecto a los términos y las condiciones de su retirada de la UE”.

Recordaron además que hasta que el Reino Unido salga definitivamente de la UE, ese país seguirá siendo miembro de la UE, y se le aplicarán todos los derechos y todas las obligaciones de la legislación comunitaria. EFE

Publicidad