Ecuador. Jueves 29 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Pablo Casado Blanco podría suceder a Rajoy en la candidatura a la presidencia del gobierno español

Pablo Casado Blanco, en una foto de Flickr, de septiembre de 2014.

El diputado español por Ávila ante las Cortes Generales, Pablo Casado Blanco, podría reemplazar a Mariano Rajoy como candidato del Partido Popular para la presidencia del Gobierno de España (después que el PP no obtuvo la mayoría absoluta pese a ganar las elecciones generales), en una alianza con el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, que ha quedado en segundo lugar.

Publicidad

Según fuentes a las que ha tenido acceso este portal, Pablo Casado Blanco, de 35 años, y que fue director de gabinete del expresidente José María Aznar, podría contar con el visto bueno del PSOE, después que este partido ha sido enfático en su negativa a votar por Rajoy, y tras comprobarse que su líder, Pedro Sánchez, solo podría ganar la presidencia del gobierno si lograra obtener los votos de Podemos y de Ciudadanos, lo cual luce improbable, por lo que intentaría buscarse un “Presidente de consenso“.

“Es obvio que en el funcionamiento normal de una democracia parlamentaria, pero con un acusado sesgo presidencialista, la responsabilidad de dirigir el Gobierno debe recaer en un líder parlamentario que cuente con el respaldo suficiente en el Congreso de los Diputados”, escribe Antoni Gutiérrez Rubi, en el diario El País, tras los resultados de este domingo.

“Al quebrarse esta lógica, el automatismo entre el liderazgo del partido ganador y la candidatura a presidir el Gobierno se rompe, para entrar en un nuevo escenario en el que el resultado de la negociación entre los diversos actores políticos de un sistema más fragmentado abre nuevas posibilidades… Hasta llegar a la posibilidad de que sea Presidente un candidato que no haya ganado las elecciones, o yendo mucho más allá al límite de explorar la posibilidad de proponer un candidato no parlamentario para facilitar el acuerdo y evitar una repetición electoral a todas luces inconveniente”.

De acuerdo con la Constitución, el gobierno electo debe obtener un voto de confianza con más del 50% de los 350 sufragios antes de asumir. Si no lo consigue, una segunda votación 48 horas después debe darle el 50% de los votos emitidos y en este caso algunos partidos pueden abstenerse y dejar que otro asuma el poder a cambio de concesiones.

España votó cuatro días después que un referéndum en Gran Bretaña resolvió que este país saliera de la Unión Europea, pero según Antonio Barroso, un analista en Londres con la consultora política Teneo Intelligence, era “improbable” que el Brexit afectara los comicios españoles. (I)

___

Publicidad