Ecuador. Miércoles 28 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Participación en elecciones españolas es la más baja de la democracia

El presidente en funciones del gobierno español, Mariano Rajoy, votando el 26 de junio de 2016. Foto del diario español El País.

MADRID (AP) — Poco más de la mitad de los más de 34,5 millones de españoles con derecho a voto habían acudido a las urnas a media tarde del domingo en una histórica elección en España que busca terminar con seis meses de estancamiento político.

Publicidad

A las 18 (1600 GMT) el 51,21% de los electores había depositado su voto en un colegio electoral, siete puntos porcentuales menos que el 58,22% registrado a la misma hora en los primeros comicios generales el 20 de diciembre de 2015.

Los candidatos de los cuatro principales partidos — Mariano Rajoy por el Partido Popular; Pedro Sánchez del PSOE; Pablo Iglesias por Unidos Podemos y Albert Rivera, de Ciudadanos —, pidieron el voto durante la mañana, en una jornada soleada y de temperaturas cálidas en todo el país.

“Me gustaría pedir a todos los españoles que sienten y quieren su país que voten”, dijo Mariano Rajoy a la salida de un colegio electoral en Madrid.

“Lo que pido es una participación masiva, altísima para entre todos decidir el futuro que le queremos dar a España los próximos cuatro años”, manifestó por su parte Pedro Sánchez ante reporteros.

El conservador Partido Popular gobierna de forma interina el país desde los comicios del pasado 20 de diciembre. El partido liderado por Rajoy fue la formación más votada y logró 123 escaños, lejos de la mayoría en una cámara de 350 diputados. Ni el PSOE, que logró un acuerdo provisional con Ciudadanos tras los comicios, ni Unidos Podemos (entonces solo Podemos) forjaron las alianzas necesarias para una mayoría parlamentaria que habría dado lugar al primer gobierno en coalición del país.

El fuerte descontento popular con el gobierno por el alto desempleo, los recortes de servicios como la salud y la educación y los incesantes escándalos de corrupción han sido el centro del debate electoral en estas últimas dos semanas.

Las encuestas de opinión en las últimas semanas pronostican unánimemente que ningún partido obtendrá votos suficientes para formar gobierno por sí solo. Entonces España se vería sometida a nuevas y prolongadas negociaciones y posiblemente incluso una nueva elección.

Según las encuestas más recientes, el Partido Popular, de derechas, será el más votado, pero sin alcanzar la mayoría parlamentaria que tuvo de 2011 a 2015.

De acuerdo con la Constitución, el gobierno electo debe obtener un voto de confianza con más del 50% de los 350 votos antes de asumir. Si no lo consigue, una segunda votación 48 horas después debe darle el 50% de los votos emitidos y en este caso algunos partidos pueden abstenerse y dejar que otro asuma el poder a cambio de concesiones.

La nueva ronda de negociaciones podría verse complicada por el apoyo a la alianza de izquierdas Unidos Podemos, que incluye al Podemos de extrema izquierda con comunistas y Verdes y según las encuestas será el segundo más votado. Con ello, el Partido Socialista, de centroizquierda, que tradicionalmente se ha alternado en el poder con el Partido Popular, quedaría desplazado al tercer lugar. El partido Ciudadanos, de tendencia derechista, quedaría cuarto.

España vota cuatro días después que un referéndum en el Reino Unido resolvió el abandono de la Unión Europea, pero según Antonio Barroso, un analista en Londres con la consultora política Teneo Intelligence, es “improbable” que el Brexit afecte los comicios españoles.

La votación finaliza a las 1800 GMT. Se prevén resultados de boca de urna con proyecciones para minutos después y el recuento de la mayoría de los votos para el domingo por la noche.

___

Por BARRY HATTON y TERESA MEDRANO. Hatton contribuyó desde Lisboa, Portugal

Publicidad