Ecuador. Sábado 24 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tiroteo en Dallas deja 5 policías muertos y 7 heridos

La policía acordona la zona en donde hubo un tiroteo en el centro de Dallas el viernes 8 de julio de 2016. (AP Foto/LM Otero)

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, actualizó hoy la cifra de víctimas de la matanza de anoche en Dallas (Texas), que se saldó con 14 víctimas, entre las que hay cinco policías muertos y nueve heridos, de los que siete son agentes y dos son civiles.

Publicidad

Hasta ahora, se sabía que había cinco agentes muertos y otros seis habían resultado heridos en lo que ya se considera como la peor matanza de policías registrada en Estados Unidos desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

En una entrevista en CNN, el alcalde también confirmó que el sospechoso de la matanza de Dallas está muerto, aunque no aclaró si murió por disparos de la policía o si se hirió a sí mismo mientras estaba atrincherado en un estacionamiento donde profirió numerosas amenazas contra la Policía. EFE

bpm/rml

Actualización: Según datos de The Associated Press, la cifra de muertos es de cinco policías muertos y siete heridos.

Los disparos comenzaron en torno a las 8:45 de la noche del jueves, cuando cientos de personas se manifestaban por las muertes en tiroteos policiales esta semana en Baton Rouge, Louisiana y un suburbio de St. Paul, Minnesota. Brown dijo a la prensa que varios francotiradores abrieron fuego contra los agentes “al estilo de una emboscada”. Una persona resultó herida en los disparos, dijo Rawlings.

Brown dijo que al parecer los agresores “planeaban herir y matar a tantos agentes como pudieran”. Imágenes de video del lugar mostraban a los manifestantes marchando por una calle en el centro de la ciudad, a aproximadamente un kilómetro (media milla) del ayuntamiento, cuando se oyeron los disparos y la multitud se dispersó para buscar protección.

Los ataques del jueves fueron los más mortíferos para los policías estadounidenses desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2011, según el Fondo Nacional para el Monumento a los Agentes de las Fuerzas de Seguridad, que lleva un registro de las muertes de policías en servicio.

También se hicieron comparaciones con el día de noviembre de 1963 cuando un francotirador asesinó al entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, a sólo unas cuadras de ahí.

El jueves por la noche también se efectuaron protestas en otras ciudades de todo el país, después de que un policía de Minnesota matara a tiros a Philando Castile cuando estaba en un automóvil con una mujer y una niña. Los instantes posteriores al tiroteo se retransmitieron en vivo a través de un video difundido en Facebook. El día anterior, Alton Sterling murió tiroteado tras ser placado sobre el suelo por dos agentes blancos de policía. Ese incidente también quedó grabado en video.

El tiroteo del jueves sucedió en una zona de hoteles, restaurantes, comercios y algunos departamentos residenciales.

La escena era caótica, con helicópteros sobrevolando la zona y agentes con rifles automáticos en las esquinas.

“Todo el mundo empezó a correr”, dijo Devante Odom, de 21 años, al Dallas Morning News. “Perdimos el contacto con dos de nuestros amigos simplemente cuando intentábamos salir de allí”.

Las autoridades no han determinado si algún manifestante estaba implicado o fue cómplice del ataque, ni están seguras de haber localizado a todos los sospechosos, informó Brown.

Cuatro de los agentes fallecidos pertenecían a la policía local de Dallas. El cuarto formaba parte del Dallas Area Rapid Transit. La agencia emitió un comunicado identificándolo como Brent Thompson, de 43 años, el primer agente muerto en acto de servicio desde que la agencia de transportes formó un cuerpo policial en 1989.

Por otro lado, Theresa Williams dijo a Associated Press que la civil herida era su hermana, Shetamia Taylor, de 37 años. Williams precisó que su hermana había acudido a la protesta del jueves por la noche con sus cuatro hijos, de entre 12 y 17 años.

Al comenzar el tiroteo, Taylor se lanzó sobre sus hijos para protegerlos con su cuerpo. El viernes de madrugada estaba siendo operada por un disparo en la pantorrilla derecha.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que Estados Unidos está “horrorizado” por los tiroteos y que no hay una justificación posible para los ataques.

En declaraciones desde Varsovia, Polonia, donde tenía previsto reunirse con líderes de la Unión Europea y asistirá a una cumbre de la OTAN, el presidente afirmó que se hará justicia y pidió a los estadounidenses que recen por los agentes caídos y sus familias. También dijo que la nación debe expresar su gratitud a quienes sirven en las fuerzas de seguridad. (I)

The Associated Press

Publicidad