Ecuador. Sábado 1 de octubre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El régimen sirio intensifica sus bombardeos contra zonas rebeldes de Alepo

La aviación del régimen sirio efectuó hoy nuevos bombardeos contra las zonas de la ciudad de Alepo en manos de los rebeldes para evitar que los barrios del oeste bajo su dominio queden sitiados.

Publicidad

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los ataques aéreos afectaron a barrios orientales controlados por las facciones opositoras como Al Sukari, así como a distritos meridionales y norteños por los que pasan vías de suministros.

En esta jornada, el blanco principal de los bombardeos volvió a ser el barrio de Al Ramusa, en el suroeste, donde los rebeldes han conseguido abrir un camino que conecta la zona oriental de la urbe y cortar así la vía de abastecimiento del régimen en esa área.

Los aviones también bombardearon los barrios septentrionales de Al Shaqif y Al Handarat para impedir que los opositores recuperen terreno en esa zona, por donde transcurre el llamado camino de Castelo.

Esta vía de suministros fue arrebatada a los rebeldes a mediados de julio, estableciéndose un sitio de facto durante casi tres semanas a los barrios orientales controlados por la oposición, y ahora se ha convertido en el único paso de las autoridades para acceder a los distritos occidentales en su poder.

El camino del Castelo, pasando por Al Handarat y llegando a Hanaser (en el sureste), fue utilizado hoy de nuevo por el régimen para introducir camiones con alimentos y combustible a los citados barrios occidentales.

Hasta el momento el Observatorio no informó de una cifra de víctimas en estos bombardeos, que también tuvieron como objetivo la localidad de Kafr Hamra, en el noroeste y controlada por los rebeldes.

Por su parte, los opositores lanzaron proyectiles contra barrios del régimen como Sayed Ali, mientras ambos bandos libran combates en el de Milson.

Las fuerzas rebeldes y las fieles al régimen de Bachar al Asad han recibido importantes refuerzos para preparar la “gran batalla” por el control total de Alepo.

El director del Observatorio, Rami Abderrahmán, dijo ayer a Efe que por parte del régimen han llegado 2.000 combatientes chiíes procedentes del grupo aliado libanés Hizbulá, de Irán e Irak, que han entrado por el camino del Castelo.

El Ejército de Al Fatah (La Conquista), una de las principales alianzas armadas islámicas de Siria, y el Partido Islámico del Turkistán enviaron a centenares de sus milicianos para reforzar también sus filas.

La ciudad de Alepo se la disputan las fuerzas de Damasco y los rebeldes desde el verano de 2012, cuando los insurgentes conquistaron amplias áreas de la urbe, la segunda de Siria y una de las más castigadas por el conflicto. EFE (I)

Publicidad