Ecuador. Domingo 11 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno colombiano rechaza “canje” entre personas para que sean secuestradas

Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino"

Bogotá, (EFE).- El Gobierno colombiano rechazó hoy cualquier tipo de “canje” entre personas para que sean secuestradas, después de que el sacerdote jesuita Francisco de Roux propusiera intercambiarse por el político Odín Sánchez, en manos de la guerrilla del ELN desde abril pasado.

Publicidad

“Este Gobierno no quiere ningún tipo de canje entre personas para que sean secuestradas, lo que quiere y le ha exigido al ELN es que deje en libertad a las personas secuestradas”, declaró el ministro del Interior encargado, Guillermo Rivera.

El funcionario subrayó que el Gobierno “rechaza y condena el secuestro de cualquier colombiano” y criticó “la persistencia del ELN en mantener secuestradas a personas y continuar con la práctica del secuestro”.

De Roux, de nacionalidad colombiana, es conocido por ser promotor de iniciativas de reconciliación a través del “Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio”, que fundó en 1995, y con el que ganó el Premio Nacional de Paz en 2001.

“ELN, me ofrezco por la libertad de Odín. Digan a dónde tengo que ir y tomen mi libertad y suéltenlo”, aseguró De Roux en Twitter.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país, divulgó ayer una prueba de vida de Sánchez, quien permanece en poder de ese grupo desde abril pasado cuando se canjeó por la liberación de su hermano Patrocinio, quien estaba secuestrado desde 2013.

“Si el ELN no libera a las personas que tiene secuestras no se abrirá la mesa pública de conversaciones que está prevista desarrollarse en Quito (Ecuador)”, apuntó Rivera al referirse a la exigencia hecha por el Gobierno a esa guerrilla.

El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos anunció el pasado 30 de marzo en Caracas que establecerá una “fase pública” de negociaciones con el ELN, cuyo inicio ha condicionado a la solución de algunos “temas humanitarios”, entre ellos el fin de los secuestros. EFE (I)

Publicidad