Ecuador. Sábado 10 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La Cámara baja de Brasil despoja de su escaño al “verdugo” de Dilma Rousseff

Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, llega para una reunión con empleados sindicales en Sao Paulo, el viernes 21 de agosto de 2015. La fiscalía presentó cargos el jueves contra Cunha por su presunta participación en un escándalo de corrupción en la empresa petrolera estatal Petrobras. (Foto AP/Andre Penner)

La Cámara baja de Brasil despojó hoy de su escaño a Eduardo Cunha, expresidente de ese órgano legislativo acusado de corrupción y quien dio el primer paso para el proceso que llevó a la destitución de la exmandataria Dilma Rousseff.

Publicidad

La decisión fue adoptada por el pleno de la Cámara de Diputados, que se pronunció por retirarle el mandato a Cunha por 450 votos a favor, 10 en contra y 9 abstenciones.

Cunha renunció en julio pasado a la presidencia de la Cámara baja luego de que el Supremo lo suspendiera sus funciones y fue quien, en diciembre pasado, aceptó a trámite las denuncias de irregularidades presupuestarias que finalmente le costaron el cargo a Rousseff.

A ese proceso hizo alusión hoy Cunha, cuando antes de la votación presentó su defensa oralmente y reiteró su “orgullo” por haber dado lugar a ese trámite, sobre el cual afirmó que “ayudó a que Brasil se librara de uno de los Gobiernos más corruptos que ha tenido”.

Sin embargo, el propio Cunha, cuando inició el proceso contra la exmandataria, ya era investigado por su presunta participación en la red de corrupción que operó en la petrolera estatal Petrobras, de la que habría recibido unos 5 millones de dólares en coimas.

La decisión adoptada hoy por la Cámara baja, que lo despojó del escaño para el que había sido elegido en 2014, se debió sin embargo a que mintió frente a una comisión parlamentaria que investigaba las corruptelas en Petrobras, ante la cual negó tener cuentas bancarias en el exterior del país.

Esa declaración, prestada bajo juramento, se vino abajo cuando la Justicia suiza, que coopera con las autoridades brasileñas en toda la investigación de las corruptelas en Petrobras, demostró que, pese a negarlo, Cunha poseía cuentas cifradas en bancos helvéticos.

Tras esa comprobación y otros indicios, el Supremo ha iniciado tres causas distintas contra Cunha, hasta el año pasado uno de los dirigentes más influyentes del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece Michel Temer, quien sucedió en la Presidencia a la ahora destituida Rousseff. EFE (I)

Publicidad