Ecuador. Miércoles 28 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Brasil: Arrestan a ex ministro de finanzas y lo liberan

El ex ministro de Finanzas de Brasil Guido Mantega es escoltado por agentes de la Policía Federal al llegar a la sede de la fuerza policiaca en Sao Paulo, el jueves 22 de septiembre de 2016. Mantega fue arrestado el jueves en relación con el extenso escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras. (AP Foto/Andre Penner)

RIO DE JANEIRO (AP) — El ex ministro de finanzas en las presidencias de Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva fue arrestado el jueves dentro del escándalo de corrupción en la paraestatal brasileña Petrobras, pero un juez permitió que fuera liberado mientras su esposa era operada de cáncer.

Publicidad

El magistrado de la corte de menor instancia Sergio Moro decidió que la investigación no se perjudica si se liberaba momentáneamente al ex ministro Guido Mantega debido a la cirugía de la paciente. Mantega está acusado de haberle solicitado en 2012 al magnate Eike Batista sobornos en favor del Partido de los Trabajadores a cambio de que el gobierno le concediera los contratos para la construcción de dos plataformas petroleras.

El abogado de Mantega, José Roberto Batochio, rechazó que su cliente hubiera incurrido en irregularidades. Mantega fue arrestado en un hospital en Sao Paulo donde su esposa estaba a punto de que le efectuaran una cirugía.

Los fiscales describieron el momento del arresto como “una coincidencia desafortunada” y el juez decidió cancelar la detención por el momento.

Rui Falcao, presidente del Partido de los Trabajadores, consideró “inhumano” el arresto del ex funcionario porque ocurrió cuando la esposa de Mantega estaba por ingresar en el quirófano.

Los investigadores también registraron la casa de Mantega en Sao Paulo dentro del caso, en el que a decir de la policía federal, el ex ministro y otras siete personas están acusadas de corrupción, fraude, asociación ilícita y lavado de dinero.

Mantega se convirtió en ministro de finanzas en 2006 durante la presidencia de Lula y dejó el cargo al término del primer periodo de Rousseff como mandataria en 2014.

Mantega también fue presidente del consejo de administración de Petrobras —una posición de gran influencia que suele ser ocupada por un miembro importante del gabinete— durante el primer periodo de Rousseff.

Según los investigadores, el ex ministro presuntamente actuó como intermediario para la entrega de los sobornos que se canalizaron a cubrir pagos al experto en propaganda del partido de izquierda, Joao Santana, quien está encarcelado.

Los fiscales y los investigadores policiales dijeron el jueves en conferencia de prensa que Batista, otrora el hombre más rico de Brasil, ha dicho que Mantega le pidió donativos por 2,3 millones de dólares para el Partido de los Trabajadores.

Los investigadores sospechan que el dinero estaba condicionado a la entrega de contratos a las firmas Méndes y Osx, propiedad de Batista, para que construyeran plataformas petroleras.

Los detectives dijeron que Batista entregó documentos y rindió testimonio de manera voluntaria, pero rechazó que hubiera pagado los sobornos él mismo. El abogado de Batista, Ary Bergher, no respondió de momento las llamadas para que ampliara las declaraciones sobre el particular.

En la ciudad de Curitiba, el juez Moro ya había ordenado en agosto la detención de Mantega, pero no se hizo efectiva sino hasta el jueves debido a demoras asociadas con los recientes Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

Moro es considerado un héroe anticorrupción por los adversarios del Partido de los Trabajadores.

El arresto y posterior libertad de Mantega es el giro más reciente en los acontecimientos sobre el actual escándalo en el que está envuelta esa fuerza política.

Rousseff fue destituida como presidenta hace menos de un mes mediante un juicio político y Lula está acusado de corrupción y será sometido a juicio en dos casos relacionados con el escándalo en Petrobras. (I)

Publicidad