Ecuador. Martes 6 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Santos y Uribe se reunirán a fin de rescatar acuerdo de paz

ARCHIVO - En esta imagen de archivo del 2 de abril de 2016, el líder opositor y expresidente de Colombia Álvaro Uribe estrecha la mano de un simpatizante durante una protesta contra el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y contra las concesiones del gobierno en las conversaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, en Medellín, Colombia. El histórico acuerdo de paz para poner fin al conflicto entre las FARC y el gobierno colombiano debe obtener la aprobación de los colombianos en un referendo nacional el 2 de octubre. (AP Foto/Luis Benavides, Archivo)

BOGOTA, Colombia (AP) — El presidente Juan Manuel Santos se movió rápidamente en dos frentes en un intento por salvar un acuerdo de paz rechazado en un estrecho margen por los votantes colombianos, con la celebración de conversaciones en Cuba con los rebeldes izquierdistas y una invitación para reunirse cara a cara con su principal oponente.

Publicidad

Los funcionarios del gobierno encabezados por el jefe negociador Humberto de la Calle se reunieron el martes con los negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en la capital cubana a fin de comprobar la disposición de los guerrilleros de reabrir las negociaciones.

No hubo comentarios inmediatos por parte del gobierno o de las FARC. Cualquier renegociación daría lugar probablemente a términos y compromisos más estrictos para los rebeldes que los que están contenidos en el acuerdo alcanzado en agosto.

Desde que los acuerdos fueron rechazados en el plebiscito el domingo, los jefes de las FARC han dejado claro que no tienen la intención de reanudar el conflicto armado y han argumentado que el voto negativo no tiene implicaciones legales y que el acuerdo firmado la semana pasada frente a varios jefes de Estado es definitivo.

Si Santos necesita de la colaboración de los rebeldes para evitar que el acuerdo de paz naufrague, ambas partes requieren de la ayuda del hombre que dirigió la campaña del “no” al acuerdo: Álvaro Uribe.

Santos y Uribe se han citado para el miércoles para un encuentro inusual que según algunos analistas podría sentar las bases para incorporar a la oposición en una posible renegociación de lo acordado con los guerrilleros.

Santos indicó en su cuenta de Twitter que invitó “a dialogar este miércoles con ánimo constructivo en pro de la paz” a Uribe, así como al exgobernante Andrés Pastrana. La presidencia confirmó posteriormente que esos encuentros privados se celebrarán el miércoles y por separado.

Santos fue ministro de Defensa del gobierno de Uribe, y el exmandatario le ayudó a ser elegido presidente pero los dos se convirtieron en rivales viscerales poco después de que Santos asumiera el cargo en el 2010.

Santos ha tratado de extender una rama de olivo a su rival popular tras la sorprendente derrota en el plebiscito del domingo a raíz del triunfo del “no” al acuerdo de paz firmado con las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La canciller colombiana María Ángela Holguín dijo el martes en rueda de prensa que el gobierno está dispuesto a escuchar las razones que llevaron a los opositores como Uribe a rechazar el acuerdo, aunque aclaró que la decisión sobre si se reabre el proceso dependerá de los rebeldes.

Uribe dirigió la campaña del “no” con el argumento de que las disposiciones del acuerdo que evitarían que rebeldes que cometieron crímenes de guerra graves fueran a la cárcel y en lugar de ello abrirles las puertas con escaños en el Congreso son un mal ejemplo e insulto a las víctimas, además de que podría ser aprovechado por bandas criminales.

La reunión tendrá lugar luego de que Santos llamase el domingo por la noche a los partidos políticos para un diálogo tras el triunfo estrecho de los opositores al acuerdo de paz, rubricados por Santos y el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño o “Timochenko”, el 26 de septiembre ante varios jefes de Estado. (I)

Publicidad