Ecuador. Martes 6 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El número dos de Trump lo contradice y acusa a Rusia de influir en elecciones

El candidato vicepresidencial republicano Mike Pence habla en un acto en Johnstown, Pennsylvania, 6 de octubre de 2016. (John Rucosky/The Tribune-Democrat via AP)

El candidato republicano a la Vicepresidencia de EE.UU., Mike Pence, volvió hoy a evidenciar la brecha que separa sus opiniones respecto a Rusia de las de su compañero de fórmula, Donald Trump, al acusar a Moscú de lanzar ciberataques para influir en las elecciones estadounidenses.

Publicidad

Pence, que ya se había desmarcado de Trump en sus opiniones sobre las acciones rusas en Siria, contradijo al magnate al asegurar que “no hay duda de que las pruebas siguen apuntando” a que Rusia fue quien pirateó correos electrónicos del partido demócrata con el objetivo de influir en las elecciones del próximo 8 de noviembre.

“Debería haber graves consecuencias para Rusia o cualquier nación soberana que esté interfiriendo en la privacidad o la seguridad de los Estados Unidos”, afirmó Pence en una entrevista en la cadena de televisión Fox News.

“Mi esperanza es que, como dijo el vicepresidente (de EE.UU., Joseph Biden) esta mañana en otra cadena de televisión, que haya consecuencias (…). Tenemos que proteger la seguridad cibernética de este país. Mi esperanza es que esta Administración actúe” para responder a Rusia, añadió.

La campaña de la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, acusa desde julio a Rusia de haber atacado la infraestructura del Comité Nacional Demócrata (secretariado del partido) para robar 20.000 correos electrónicos y publicarlos a través de WikiLeaks.

El Gobierno de Barack Obama, después de investigar esos ciberataques, concluyó la semana pasada que Rusia está en efecto detrás de los incidentes, y prometió una respuesta “proporcional” a Moscú, que a su juicio actuó con el objetivo expreso de influir en el resultado de las elecciones de noviembre.

Pero Trump, que en varias ocasiones ha expresado su admiración por el presidente ruso, Vladímir Putin, y ha abogado por mejorar las relaciones con Rusia, puso en duda esa acusación en su último debate contra Clinton, celebrado hace una semana en San Luis (Misuri).

“Siempre que ocurre algo malo, les gusta decir que han sido los rusos, pero ella (Clinton) no sabe si son los rusos los que han hecho el pirateo. Quizá no haya habido pirateo”, indicó Trump en ese debate.

En el mismo encuentro, Trump se desmarcó de otros comentarios de Pence, quien a comienzos de este mes dijo que Estados Unidos debía responder a las “provocaciones” de Rusia en Siria, incluso mediante ataques aéreos contra el régimen de Bachar al Asad si era necesario.

“Él y yo no hemos hablado de eso, y yo no estoy de acuerdo” con lo que dijo, afirmó Trump en el debate, donde abogó por centrarse en la lucha contra el Estado Islámico (EI) y no en la guerra civil en Siria. EFE (I)

Publicidad