Ecuador. martes 26 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Odebretch afirma que sobornos al Partido de los Trabajadores financiaron la campaña de Mauricio Funes

San Salvador, 26 de febrero de 2014. El expresidente de El Salvador, Mauricio Funes.

Sao Paulo (EFE).- Odebrecht afirmó ante la Justicia que una parte del dinero ilícito destinado al Partido de los Trabajadores (PT) se dedicó a la campaña presidencial del exmandatario de El Salvador Mauricio Funes, informó hoy el diario Folha de Sao Paulo.


Publicidad

De acuerdo con fuentes cercanas a la investigación, a las que tuvo acceso el diario, la compañía aseguró que la ex primera dama de El Salvador Vanda Pignato, brasileña y militante del PT desde los años ochenta, intermedió para conseguir 3,5 millones de reales (unos 1,5 millones de dólares) de dinero negro.

El dinero, según los delatores, fue otorgado por Odebrecht al publicista Joao Santana, que comandó la campaña que llevó al poder a Funes en 2009.

Según relata Folha, esa cantidad fue descontada de la caja B que el exgobernante Partido de los Trabajadores mantenía con la constructora, ambos implicados en el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El descuento de dinero de la caja B, de acuerdo con las mismas fuentes, fue autorizado por el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien apoyó la campaña de Funes.

La revelación se enmarca dentro del acuerdo que Odebrecht firmó con la Justicia para ofrecer detalles sobre el caso de corrupción a cambio de una reducción de pena de medio centenar de ejecutivos de la compañía, entre ellos Marcelo Odebrecht.

La delación ha sido calificada por los medios de comunicación brasileños como la “confesión del fin del mundo”, ya que se sospecha que el relato de altos ejecutivos de la compañía y del propio Odebrecht podría alcanzar al primer escalón de la política brasileña.

Además, la constructora ha firmado un acuerdo de lenidad con las autoridades locales por el cual se compromete a pagar cerca 6.800 millones de reales (2.000 millones de dólares) de multa por su participación en la trama.

Odebrecht, un gigante con 168.000 empleados, ha asegurado que no comentará el proceso de delación premiada. EFE (I)

ass/mar/nrp