Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un policía turco asesina al embajador ruso en Ankara en un acto cultural

La foto del supuesto atacante del embajador ruso en Ankara, Andréi Kárlov

Un policía turco de 22 años asesinó hoy al embajador ruso en Ankara, Andrei Karlov, mientras éste inauguraba una exposición fotográfica, con gritos a favor de la ciudad siria de Alepo.


Publicidad

Según los testigos, el atacante entró en la sala cultural de arte contemporáneo Çankaya de Ankara, identificándose como agente de la policía y dando la impresión de que su tarea era proteger al embajador, quien dio un breve discurso en el acto.

El atentado de hoy se produce en víspera de un encuentro tripartito que reunirá a los ministros de Exteriores de Rusia, Turquía e Irán en Moscú para tratar de encontrar una salida a la situación en Alepo, en el norte de Siria, y acercar posturas para futuras negociaciones de paz.

El policía, vestido de etiqueta, con traje negro, camisa blanca y corbata, disparó al embajador por la espalda y luego gritó varias veces “Alahu Akbar” (Dios es grande), según se desprende de un vídeo que circula por las redes sociales y que ha sido confirmado por varios testigos entrevistados en los canales de televisión turcos.

Varios testimonios confirman que el asesino actuaba solo y no parecía tener cómplices dentro del edificio.

“¡No se olviden de Alepo, no se olviden de Siria. A menos que nosotros estemos todos seguros, ustedes tampoco sentirán seguridad. ¡Vuelvan, vuelvan! Todos aquellos que compartan esta opresión y tortura pagarán por ello”, exclamó el policía en turco.

“Sé que no voy a salir vivo de aquí”, agregó el atacante, antes de indicar a los asistentes al acto que no les haría daño y que abandonaran el lugar.

Poco después, la policía turca entró a la sala y en un tiroteo abatió al asaltante.

El ministro de Interior de Turquía, Süleyman Soylu, confirmó que el asesino era un agente que formaba parte de las fuerzas antidisturbio de la Policía turca.

Nacido en 1994 en Söke, una ciudad en el oeste de Turquía, se llamaba Mevlüt Mert Altintas y llevaba dos años y medio en las fuerzas antidisturbio, confirmó Soylu en una comparecencia ante la prensa.

El embajador falleció hoy a las 16.53 GMT en el hospital, después de que Altintas le disparara por la espalda con su pistola.

La víctima, Andrei Karlov, tenía 62 años, estaba destinado en el Turquía desde 2013 y era un experimentado diplomático con más de 35 años de carrera.

Karlov estaba casado, tenía un hijo y en su larga carrera como embajador estuvo destinado durante largas épocas en Corea del Norte y en Corea del Sur.

Según varios testigos citados en la prensa turca, el embajador ruso solía circular por Ankara sin protección policial, apenas con un asistente y un traductor.

Así es que hoy llegó hoy sin escolta al centro Çankaya, donde inauguró la exposición fotográfica “Rusia: De Kaliningrado a Kamchatka”.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, llamó por teléfono a su homólogo ruso, Vladimir Putin, para darle detalles sobre el atentado, según informó el portavoz de la presidencia turca.

Por su parte, el ministro de Defensa turco, Fikri Isik, subrayó en declaraciones a la cadena NTV que es “llamativo” que el asesinato tuviera lugar menos de 24 horas antes de la cumbre de Moscú.

“El ataque no arrojará sombras sobre la amistad turco-rusa”, declaró, por su parte, el ministerio de Exteriores turco en un comunicado, donde “lamenta profundamente” la muerte del diplomático y promete llevar a los responsables ante la Justicia.

El encuentro ministerial de Moscú de mañana se celebrará tal y como estaba previsto, señaló hoy la agencia semipública turca Anadolu.

De hecho, el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavucoglu, ya estaba viajando en avión hacia Moscú cuando tuvo lugar el atentado.

Mañana ofrecerá una rueda de prensa junto a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, según indicaron fuentes diplomáticas turcas al diario Hürriyet. EFE