Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Reinician investigación de Nisman contra Cristina Kirchner

En esta fotografía de archivo del 9 de diciembre de 2015 la entonces presidenta argentina Cristina Fernández revela el busto de su difunto esposo y antecesor Néstor Kirchner en la casa de gobierno en Buenos Aires. Un juez argentino procesó el martes 27 de diciembre de 2016 a Fernández por los supuestos delitos de asociación ilícita y administración fraudulenta en un caso de corrupción en la obra pública. (AP Foto/Ricardo Mazalan, Archivo)

BUENOS AIRES (AP) — A punto de cumplirse dos años de la sospechosa muerte del fiscal Alberto Nisman, que conmocionó a la Argentina, un tribunal argentino resolvió el jueves que se investigue su denuncia contra la expresidenta Cristina Kirchner por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado contra un centro judío de Buenos Aires en 1994.


Publicidad

La Cámara Federal de Casación Penal, el máximo tribunal penal de Argentina, aceptó el pedido de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) para que un juez reconsidere la acusación que hizo Nisman el 14 de enero de 2015 contra Fernández, su canciller Héctor Timerman y otros allegados a su gobierno (2007-2015).

El Centro de Información Judicial (CIJ) publicó la resolución en la que los tres jueces de la Sala I de la Cámara decidieron por unanimidad “hacer lugar al recurso de casación de la pretensa querellante Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA)… dejar sin efecto la desestimación de la denuncia” que habían resuelto jueces de instancias inferiores y “que un nuevo juez, mediante sorteo de rigor, continúe con el trámite de las actuaciones con la celeridad que el caso impone”.

Cuatro días después de presentar su denuncia y un día antes de declarar ante el Congreso sobre la investigación, Nisman fue hallado muerto en su apartamento de Buenos Aires de un disparo en la cabeza. Hasta ahora la justicia no ha podido determinar si se suicidó o fue asesinado.

“Un país que quiere llegar a la justicia es un país que debe investigar y si habrá que desechar la denuncia de Nisman, lo aceptaremos. Pero lo que no podemos es desechar una denuncia con tanto potencial política sin al menos ser investigado”, dijo a The Associated Press Ariel Cohen Sabban presidente de la DAIA.

La denuncia contra Fernández dividió las aguas entre fiscales y jueces argentinos, quienes en los últimos meses se han pronunciado en distintas instancias a favor y en contra de investigar a la exmandataria por supuestamente haber encabezado un plan para proteger a exfuncionarios y ex diplomáticos iraníes acusados del ataque que dejó 85 muertos y cientos de heridos.

Nisman sostuvo en su acusación que el memorando de entendimiento firmado por Argentina e Irán en 2013 con el alegado propósito de esclarecer el atentado era una pantalla y fue la presunta herramienta empleada por el gobierno de Fernández para proteger a los iraníes.

La justicia luego declaró inconstitucional dicho acuerdo, cuestionado por resignar la jurisdicción de la justicia argentina para juzgar a los acusados del ataque contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en una comisión internacional extrajudicial.

“La gravedad de las imputaciones dirigidas a los entonces altos funcionarios de la República Argentina reclamaba -y aún lo hace- un examen acabado de los hechos sobre los cuales la denuncia se asienta; máxime cuando allí se especifica que el acuerdo espurio denunciado habría estado inspirado en las necesidades energéticas requeridas en el territorio en los últimos años y en el restablecimiento de las relaciones comerciales con Irán”, escribió el juez Gustavo Hornos, uno de los miembros de Casación.

Irán ha negado siempre cualquier vinculación con el atentado y se ha resistido a entregar a los imputados a la justicia del país sudamericano para ser interrogados. Otros involucrados en la denuncia de Nisman son el actual diputado Andrés Larroque y los dirigentes sociales izquierdistas Fernando Esteche y Luis D’Elía.

Los abogados de los denunciados consideraron que no debe abrirse una investigación por la falta de delito y la invalidez de algunas pruebas presentadas.

El pedido de investigar la denuncia de Nisman presentado por la DAIA se basó, entre otros elementos, en una llamada telefónica entre el entonces canciller Timerman y el dirigente judío Guillermo Borger en la que el funcionario se refería a la responsabilidad de Irán en el atentado.

La jueza Ana María Figueroa también avaló la apertura de la pesquisa, pero con algunas objeciones: “la tesis expuesta por el Fiscal Nisman no luce razonable, ya que el dictado de una ley (por el Memorando) no puede conllevar per se la comisión de un delito (pero) no han sido suficientes las razones expuestas para sustentar la desestimación de la denuncia de los presuntos hechos ilícitos”.

Fernández ha sufrido en los últimos meses el cerco cada vez más estrecho de la justicia. Está procesada por supuestas maniobras irregulares en el mercado de dólar a futuro, que causaron un perjuicio económico al Estado y por presunta asociación ilícita y administración fraudulenta en la concesión de obras públicas.

La exmandataria atribuyó las acusaciones a la supuesta parcialidad de jueces que obedecerían órdenes del presidente Mauricio Macri, quien la sucedió en el poder en diciembre de 2015.