Ecuador. lunes 20 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Aumenta indignación en Perú contra Toledo por sobornos cobrados a Odebrecht

Foto: Alejandro Toledo - El Dínamo

Lima, 7 feb (EFE).- Las indignación de los peruanos contra su expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) aumenta cada día a medida que se conocen mayores indicios sobre los 20 millones de dólares que supuestamente cobró a la constructora brasileña Odebrecht, según constató hoy Efe en las calles del centro histórico de Lima.


Publicidad


Desde los más jóvenes hasta los más mayores señalaron sentirse “decepcionados” de su clase política ante un eventual escenario en que todos sus expresidentes con vida puedan terminar en prisión por el escándalo de corrupción de empresas brasileñas que pagaron sobornos para adjudicarse millonarias obras públicas.

En las mismas calles donde Toledo movilizó a centenares de miles de personas contra el régimen del encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), ahora sus ciudadanos también ven plausibles las acusaciones de corrupción contra el expresidente durante cuyo mandato se investigó los numerosos delitos de Fujimori.

Foto: Alberto Fujimori – América Tv


Para Delgado Gómez, Toledo empezó “como Pachacútec (el Inca que gobernó el imperio incaico en su máximo apogeo) y terminó como culpable, sin siquiera ayudar a su pueblo” y por ello “debe venir al Perú a enfrentarse a la justicia”, pues hasta el pasado fin de semana Toledo se encontraba fuera de Perú, aparentemente en Francia.

Adrián Núñez, de 19 años, afirmó a Efe que “todos los presidentes son corruptos” y consideró que cuando llegan al poder “se dejan llevar por la plata”.

Pueden entrar con buenas ideas para el pueblo peruano, pero a veces los que están alrededor les cambian la manera de pensar“, explicó Núñez en referencia al caso de Toledo.

Núñez agregó que todavía hace falta que “caigan” otros expresidentes como Alan García (1985-1990 y 2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016), pues Odebrecht también admitió haber pagado sobornos durante sus mandatos.

Foto: Ollanta Humala – proactivo.com


Josselyn Arimán, por su parte, opinó que “hay muchos funcionarios más que deben ser investigados” y consideró que con el caso Odebrecht se revela la poca “moral y ética” de la clase política.

Arimán manifestó que no cree en la inocencia de ninguno de los expresidentes peruanos relacionados con el caso Odebrecht, por lo que cree que “todos deberían estar presos”.

En Perú, Odebrecht pagó 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios entre 2005 y 2014, años que comprenden los Gobiernos de Toledo, García y Humala, según se desprende de un acuerdo firmado por la compañía con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Toledo es la primera gran figura de la política peruana inculpada en el caso Odebrecht, después de que la prensa peruana filtrara el viernes información que señalaba que el exdirector de la empresa brasileña en Perú, Jorge Barata, habría confesado a la Fiscalía de Brasil y Perú que Toledo recibió 20 millones de dólares en sobornos.

La Fiscalía solicitó hoy al Poder Judicial una orden de prisión preventiva por dieciocho meses contra Toledo por los presuntos delitos de tráfico de influencias y lavado de activos.

Toledo, por su parte, ha negado categóricamente el haber recibido dinero de la constructora, denunció una persecución de sus “enemigos” y consideró que Barata “mintió” en su declaración ante la Fiscalía.EFE

(I)