Ecuador. martes 21 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Trump equipara la inmigración ilegal con el crimen violento

El presidente de EE.UU., Donald J. Trump, durante una reunión con los senadores demócratas y republicanos sobre el candidato de la Casa Blanca al Tribunal Supremo, Neil Gorsuch, en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, hoy 9 de febrero de 2017. Donald Trump, llamó mentiroso esta mañana en Twitter al senador demócrata Richard Blumenthal, quien ayer aseguró que Neil Gorsuch estaba "descorazonado" por los ataques del mandatario a la Justicia. EFE

Washington, 9 feb (EFE).- El presidente de EE.UU., Donald Trump, otorgó hoy la misma gravedad a la inmigración ilegal que al crimen violento y pidió a su equipo que aborde conjuntamente ambos fenómenos, al tiempo que ordenó estrechar la cooperación con países como México contra los carteles y grupos criminales trasnacionales.


Publicidad


Trump firmó tres órdenes ejecutivas “para restaurar la seguridad en Estados Unidos“: una relativa a los carteles que operan en EE.UU., otra destinada a reducir el crimen violento en el país y una tercera que busca definir “nuevos delitos federales” para “prevenir” las agresiones a policías y otros agentes del orden.

El más significativo es el segundo decreto, que establece que, para mantener “el orden” en el país, debe haber “un compromiso de aplicar la ley y desarrollar políticas que aborden de forma integral la inmigración ilegal, el narcotráfico y el crimen violento“.

Para ello, Trump encargó al recién confirmado como fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, que forme un grupo de trabajo dedicado a la “reducción del crimen y la seguridad pública”.

Ese equipo deberá intercambiar ideas “que puedan ser útiles para desarrollar estrategias que reduzcan el crimen, incluyendo, en particular, la inmigración ilegal, el narcotráfico y los delitos violentos” y presentar un informe al respecto en el plazo de un año.

Una nueva era de justicia comienza, y comienza ahora mismo“, sentenció Trump al firmar las órdenes ejecutivas desde el Despacho Oval junto a su recién investido fiscal general.

El presidente estadounidense, Donald Trump (2i), junto a su nuevo fiscal general, Jeff Sessions (d), y la esposa de este último, Mary Blackshear Sessions, lee una de las tres “acciones ejecutivas diseñadas para restaurar la seguridad en Estados Unidos”, en el Despacho Oval de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, hoy, 9 de febrero de 2017. Trump firmó hoy una orden ejecutiva para acabar con los “cárteles criminales” del narcotráfico y otros grupos de crimen organizado “que se han extendido por todo el país”. EFE


La nueva orden ejecutiva evidencia la prioridad que Trump ha dado a reprimir la inmigración ilegal desde que llegó al poder, como ya demostró a finales de enero con un decreto que buscaba potenciar la detención de los inmigrantes indocumentados y que ordenaba contratar miles de nuevos agentes para procesar casos de deportación.

La medida llegó, además, horas después de que las autoridades estadounidenses deportaran a la indocumentada mexicana Guadalupe García de Rayos, que vivía en Arizona y durante años había logrado aplazar su expulsión, un caso que ha llegado a portadas de todo EE.UU. como símbolo de las nuevas prioridades de deportación bajo Trump.

No podemos reducir el crimen en Estados Unidos sin afrontar también la inmigración ilegal y las drogas ilegales“, aseguró hoy el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, al explicar los nuevos decretos de Trump durante su conferencia de prensa diaria.

El presidente también firmó un decreto que ordena revisar y reforzar la estrategia de EE.UU. contra los “carteles criminales” del narcotráfico que, en palabras de Trump, “se han extendido por todo el país y están destruyendo la sangre de nuestros jóvenes”.

La orden ejecutiva pide al Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional que le entreguen en el plazo de 120 días un informe sobre los grupos criminales trasnacionales, sus filiales y “el grado hasta el que han penetrado en EE.UU.”.

Pero el decreto no cambia por sí solo la política estadounidense contra los carteles, sino que simplemente pide revisar las medidas existentes para asegurar que se dedican “los esfuerzos suficientes a identificar, prohibir, perturbar y desmantelar a las organizaciones criminales trasnacionales“.

“No encuentro nada en la orden ejecutiva que marque un gran cambio de política”, dijo a Efe una experta en la relación entre EE.UU. y México en la Universidad del Sur de California, Pamela Starr.

Es interesante que, después de los recientes roces sobre la amenaza-orden de Trump de ayudar a México a luchar contra los carteles, esta orden ejecutiva reafirma la necesidad de una estrecha cooperación de seguridad con México contra el crimen organizado. Esta orden gustará (al Gobierno de) México“, agregó Starr.

En efecto, el decreto instruye a las agencias estadounidenses a “trabajar para compartir más información de inteligencia y aplicación de la ley con aliados extranjeros que combatan a las organizaciones criminales trasnacionales”, lo que incluye previsiblemente a México y otros países latinoamericanos.

Según el canciller de México, Luis Videgaray, quien se reunió este miércoles en Washington con responsables del Gobierno de Trump, la estrategia contra los carteles no solo puede pensarse en términos de “cosas ilegales moviéndose en la frontera del sur al norte”.

Los carteles consiguen mucho dinero desde Estados Unidos, y no es por transferencia: es dinero físico que se mueve de un país a otro, y ese dinero les da mucho poder“, afirmó Videgaray en una entrevista emitida hoy por la cadena de televisión MSNBC.

El tercer decreto firmado por Trump tiene su base en su defensa de los derechos de los policías en respuesta al movimiento “Black Lives Matter” (“Las vidas negras importan”), que denuncia un aumento de la violencia policial contra los afroamericanos.

La orden pide impulsar un proyecto de ley que “defina nuevos crímenes federales, y aumente las penas para los existentes, para prevenir la violencia contra agentes de la ley federales, estatales, tribales y locales”. EFE

(I)