Ecuador. Lunes 29 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Macron gana Presidencia de Francia con 64.8% de los votos, con el 90% escrutado

El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, en las afueras de Louvre, en París, tras ganas las elecciones, el 7 de mayo de 2017. EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON

El candidato socioliberal Emmanuel Macron ha obtenido el 64,8 % de los votos en la segunda vuelta de las presidenciales francesas de hoy con el 90 % del voto escrutado, según los datos oficiales. El resultado es algo inferior a las estimaciones de todos los institutos de sondeo, puesto que los primeros votos escrutados proceden de las zonas rurales, donde más apoyo tiene la ultraderechista Marine Le Pen.

Las proyecciones de los institutos de sondeo, efectuadas a partir de voto real, indican que el presidente electo rondará el 65 % de los votos, 30 puntos más que su rival. Será, así, la segunda victoria más holgada en una segunda vuelta desde tiempos de Charles de Gaulle.

El primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, dijo que el independiente Macron ganó las elecciones presidenciales.

Una multitud afuera del museo del Louvre celebraba jubilosamente la victoria de Macron, agitando banderas con los colores nacionales al difundirse la noticia. El presidente electo celebró su victoria ante sus seguidores y subrayó que lo conseguido desde que lanzó su movimiento político, hace poco más de un año, “no tiene precedente ni equivalente”.

“Lo que hemos hecho desde hace tantos meses no tiene precedente ni equivalente. Todo el mundo decía que era imposible. ¡Porque no conocían Francia!”, subrayó Macron en la Explanada del Louvre, en un discurso cargado de emotividad ante decenas de miles de personas.

El joven político socioliberal, de 39 años, insistió en que la tarea que queda por delante es “inmensa”, y pidió a los que han votado por él que vuelvan a respaldar en las legislativas de junio a su plataforma política para “construir una mayoría (de gobierno) verdadera, fuerte, una mayoría del cambio al que el país aspira”.

“Esta mayoría de cambio es lo que espero de vosotros en seis semanas, porque os sigo necesitando”, señaló.

Macron, que rindió homenaje a sus “compañeros de ruta”, a su “familia” y a sus “allegados”, advirtió de que lo que vendrá ahora “no será todos los días fácil, la tarea será dura”.

Prometió a su auditorio que les dirá la verdad, que les protegerá y que su objetivo es unir y reconciliar.

Macron llegó al escenario levantado ante el Louvre en una secuencia de una escenografía muy cuidada, bajo los acordes de la Oda de la Alegría, himno oficial de la Unión Europea, basado en la Novena Sinfonía de Beethoven.

Allí recordó que el Louvre “recorre nuestra historia, del Antiguo Régimen a la liberación de París” de la ocupación nazi, y dijo que esta noche “Europa y el mundo nos mira” porque “esperan que defendamos en todas partes el espíritu de la Ilustración (…) Esperan que seamos nosotros mismos”.

El presidente electo reconoció que una parte de los que le dieron su apoyo hoy lo hicieron pese a no estar de acuerdo con sus ideas, “sólo por la República, contra el extremismo”. Su mensaje para ellos fue: “Protegeré la República”.

Horas antes, Macron se había dirigido a sus compatriotas por televisión, desde el cuartel general de campaña, en un discurso grave y solemne, para garantizarles que trabajará por la “unidad de la nación” y que defenderá “a Francia y a Europa”.

“Defenderé Francia, sus intereses vitales y su imagen. Asumo el compromiso delante de vosotros. Defenderé Europa. Está en juego nuestra civilización, nuestra manera de ser libres” dijo.

El presidente electo garantizó también que Francia estará “en el primer rango de la lucha contra el terrorismo”, tanto en su propio terreno como a nivel internacional, “todo el tiempo que dure ese combate”.

Macron, exministro de Economía del todavía mandatario socialista François Hollande, apuntó que “una nueva página” de la “larga historia” del país se abre este domingo tras la segunda ronda de las presidenciales, y quiso que sea “la de la esperanza y la confianza”.

“Pelearé con todas mis fuerzas contra la división que nos debilita y abate. Queramos a Francia, a partir de esta noche y durante los próximos cinco años. La serviré en vuestro nombre, con humildad y entrega”, señaló.

Macron, a quien las proyecciones de voto dan como ganador con un porcentaje cercano al 65 %, saludó a su contrincante, y dijo estar dispuesto a escuchar “las divisiones que han conducido a algunos a votos extremistas”.

“Construiremos un futuro mejor”, añadió en esa breve declaración televisada, en la que subrayó que será “digno” de la confianza acordada y señaló estar dispuesto a “unir a todos” para superar “los desafíos”.

El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, el 7 de mayo de 2017, tras ganar la segunda vielta. EFE/EPA/LIONEL BONAVENTURE

Si se confirma, el resultado sería un rotundo rechazo al nacionalismo francés de la candidata derechista derrotada en el balotaje, Marine Le Pen, y arrastrará sus esperanzas de que la misma ola populista que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca también la llevara a ella al palacio presidencial francés.

Una victoria de Macron marcaría la tercera vez en seis meses _después de las elecciones en Austria y Holanda_ que los votantes europeos rechazan a los populistas de extrema derecha que quieren restaurar las fronteras en toda Europa.

La victoria de Macron _quien defendió la unidad europea_ podría reforzar la mano de la UE en sus complejos procesos de divorcio con Gran Bretaña, que el año pasado votó por abandonar el bloque.

Las encuestadoras proyectaron que Macron ganó el 65% de los votos del domingo. El puntaje proyectado para Le Pen era de 35% de los sufragios.

La populista líder de ultraderecha Le Pen dijo que le llamó a Macron para felicitarlo por su victoria.

Los franceses votaron desde primera hora del domingo para elegir a quien relevará al socialista François Hollande.

Macron, de 39 años y exministro de Economía en el gobierno socialista del presidente Hollande, se deshizo en sonrisas a su salida de su casa de vacaciones en la localidad turística de Le Tourquet, en la costa norte del país, donde votó junto a su esposa Brigitte alrededor de las 11:00 de la mañana.

Apenas 20 minutos más tarde, Le Pen, de 48 años, hizo lo propio en Henin-Beaumont una pequeña localidad del norte gobernada por su partido, el Frente Nacional. La líder de ultraderecha estuvo acompañada por su alcalde, Steeve Briois, que funge como líder de la formación durante la campaña.

La campaña electoral más seguida e impredecible de los últimos años terminó con un ciberataque y la filtración de documentos contra Macron el viernes por la noche. La agencia de ciberseguridad del gobierno galo, ANSSI, investiga el ataque, que según el equipo del centrista buscaba desestabilizar la cita electoral.

El futuro de la Unión Europea podría haber estado en manos de los 47 millones de franceses llamados a las urnas, que se arriesgaron al colocar en el palacio del Elíseo a Macron, un proeuropeo que quiere reforzar la unión. Con ello rechazaron la postura de Le Pen, quien sueña con abandonar el bloque y la moneda única.

Un “Frexit” _el retiro de Francia de la Unión Europea_ sería más devastador que la salida de Gran Bretaña del bloque, ya que la gala es la segunda economía del euro. La nación es además un pilar central de la UE y de su misión de mantener la paz de posguerra a través del comercio libre y una política de fronteras abiertas.

El balotaje sirvió además para probar la fortaleza de la ola de populismo global tras dos comicios clave el año pasado: la decisión de los británicos de dejar la UE en un referéndum y el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos.

El nuevo mandatario liderará a Francia en una situación inédita, ya que ninguno de los dos aspirantes procedía de los partidos tradicionales que han comandado el Parlamento y el país durante décadas. El vencedor deberá tratar de lograr una mayoría parlamentaria en los comicios de junio para poder impulsar grandes cambios.

___

Los periodistas de AP John Leicester en París, Alex Turnbull en Henin-Beaumont y Chris den Hond en Le Touquet contribuyeron a este despacho.

Partidarios de Emmanuel Macron celebran su triunfo en la segunda vuelta presidencial, frente a la pirámide del Museo de Louvre, en París. EFE/EPA/PHILIPPE LOPEZ / POOL

Partidarios de Emmanuel Macron, el 7 de mayo de 2017. EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON