Ecuador. lunes 23 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Polémica en México por supuesto vídeo de soldado que mata a detenido

México (AP) — Un vídeo publicado el miércoles por medios mexicanos parece mostrar a un soldado que ejecuta de un balazo en la nuca a un civil que yace boca abajo en la calle.


Publicidad

A la difusión del video le siguieron rápidamente críticas y promesas de la Secretaría de la Defensa Nacional de determinar su autenticidad y de la Procuraduría General de la República de investigar los eventos del 3 de mayo en el poblado de Palmarito.

Pero el miércoles por la noche no había indicios de ninguna pesquisa en el deslucido cruce de caminos. Las fachadas y ventanas perforadas por balas y la renuencia de los habitantes a hablar eran los únicos indicios de que algo había ocurrido.

Las tomas de las cámaras de seguridad publicadas por primera vez por el diario Cambio presuntamente muestran parte de un choque entre el ejército y ladrones de combustible en el que murieron 10 personas en el estado céntrico de Puebla.

El robo de combustible ha sido un delito frecuente en México desde hace tiempo, pero últimamente está generando más violencia debido al combate emprendido por las autoridades federales. El secretario de Hacienda dijo el martes que dicho delito le cuesta al país entre 780 y 1.000 millones de dólares al año.

En un principio el ejército indicó que en el enfrentamiento los ladrones utilizaron a residentes locales como escudos humanos durante una primera emboscada contra una patrulla militar. Dos soldados murieron y un tercero resultó herido.

Se envió un refuerzo de 1.000 soldados y policías, y horas después otra patrulla fue emboscada. Dos soldados más murieron, así como tres agresores. Posteriormente las autoridades del estado de Puebla dijeron que otros tres atacantes también habían fallecido.

Se desconoce si uno de esos eventos es el que aparece en el video difundido el miércoles. The Associated Press no pudo verificar su autenticidad de manera independiente.

El video, sumamente editado y captado por una cámara de seguridad, muestra un automóvil de cuatro puertas color plata que retrocede en una calle oscura mientras recibe balazos y ya tiene agujeros de bala en su parabrisas. Cuando menos un disparo parece provenir de la puerta trasera del lado del conductor, la cual está entreabierta.

“Estábamos allí mirando la tele y en un momento se escucharon como choques”, dijo un hombre que vive en la intersección de caminos donde se produjo el tiroteo. Sólo dio su nombre de pila, Joaquín, ya que teme sufrir represalias si da a conocer su identidad.

Dijo que se escucharon muchos gritos y que podía oír a vehículos que se echaban en reversa o avanzaban, y después disparos.

“Nada más, fue lo único, sólo escuchar porque no podemos salir, porque se escucha muy feo los impactos”, afirmó el miércoles. Para la mañana siguiente, la cámara que había estado en un poste había desaparecido, señaló.

De acuerdo con la marca de tiempo, los soldados avanzan a pie hacia el automóvil aproximadamente ocho minutos después de que se detiene, pero no se muestra lo que ocurrió entre tanto.

En el video se ve que se abre la portezuela del conductor y sale un hombre que da la espalda a la cámara. Al mismo tiempo, otro individuo sale desde la puerta trasera del lado del chofer y se tira al piso. El conductor es iluminado brevemente mientras pasa frente a la luz trasera del vehículo, y luego dos soldados aparecen desde la oscuridad y el conductor rápidamente se tira al piso a un costado del otro hombre.

Un minuto después, un soldado empuja a un tercer hombre de atrás al frente del automóvil y fuera de cuadro. Segundos después, el individuo que había salido de la parte trasera del vehículo deja la oscuridad y es empujado por un soldado fuera de cuadro en la misma dirección.

Luego un soldado agarra los brazos del presunto conductor y otro soldado lo toma de las piernas, lo arrastran hasta la parte delantera del automóvil y lo colocan boca arriba. El hombre se da vuelta y queda boca abajo.

Seis minutos después, el conductor sigue boca abajo en la calle mientras un soldado sostiene un fusil en primer plano y otros dos soldados permanecen de pie junto al automóvil. Repentinamente, un arma y un casco ingresan por la orilla izquierda del cuadro directamente sobre el conductor inmóvil y se ve un resplandor que sale del arma. El cuerpo del hombre boca abajo se sacude y el soldado en primer plano levanta un pie como si estuviera sorprendido por el sonido.

No se ve lo que ocurrió después. El resto del video ya no incluye un registro del tiempo, pero un narrador dice que había pasado más de hora y media. El cuerpo del hombre permanece en la calle y algunos soldados caminan hacia la cámara. La imagen se sacude repentinamente y se torna blanca.

En su comunicado del miércoles, el ejército indicó que el video muestra a soldados que son atacados y capturan a sospechosos. Señaló que el video aparentemente también muestra a un soldado que le dispara a un hombre mientras está bajo custodia. Ese incidente debe ser aclarado “fehacientemente” por los investigadores federales, dijo, y añadió que “bajo ninguna circunstancia pueden justificarse conductas contrarias a la ley y a los derechos humanos”.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos indicó que cuenta con una copia del video y otras grabaciones del encuentro. Dijo que la gravedad de los eventos exige que se lleve a cabo una investigación profunda y rápida.

El ejército mexicano ya se ha visto implicado antes en homicidios extrajudiciales, incluido el de 22 sospechosos en un almacén en la comunidad de Tlatlaya, en el Estado de México.

Tras investigar ese incidente del 30 de junio de 2014, la CNDH dijo que los soldados ejecutaron a cuando menos 10 sospechosos después de que se rindieron. El ejército había dicho que todos murieron en un tiroteo en el que sólo un soldado resultó herido, pero la AP halló evidencia en el lugar que contradecía esa versión.

___

El periodista de The Associated Press Enric Marti reportó desde Palmarito y el periodista Christopher Sherman reportó desde la Ciudad de México.